+ (505) 8850 1609

Las criptomonedas no están reguladas por los gobiernos, los grandes bancos o los fondos de inversiones, sino por inversionistas privados.

Análisis de , fecha 14/12/2017
Economist Vision » Análisis Económico » Las criptomonedas no están reguladas por los gobiernos, los grandes bancos o los fondos de inversiones, sino por inversionistas privados.

Existe un extenso y profuso debate sobre el uso, desarrollo y funcionamiento de las criptomonedas, las nuevas monedas digitales que están cambiando el mundo. El Bitcoin es la moneda electrónica más conocida y de mayor uso, Dogecoin es parte de una larga lista de dinero virtual que ha proliferado en el ciberespacio, pero en el ciberespacio existen decenas de monedas digitales.

De hecho, países como Mexico, han advertido que el Bitcoin y otras monedas virtuales no son de curso legal en el país y que podrían violar la Ley del Mercado de Valores. Las autoridades financieras en México advirtieron al público en general sobre los riesgos asociados al uso de una nueva modalidad para recaudar fondos con el objetivo de financiar proyectos y actividades, conocida internacionalmente como Oferta Inicial de Monedas o Initial Coin Offerings (ICO). De esta forma reiteraron la advertencia emitida en 2014 sobre los riesgos inherentes a la utilización de activos virtuales como medio de cambio, como depósito de valor o como otra forma de inversión.

Economistas de renombre han advertido y explicado que los activos virtuales son mecanismos de almacenamiento e intercambio de información electrónica, sin respaldo de las autoridades financieras o de institución gubernamental alguna. No constituyen una moneda de curso legal en países y no se consideran divisas de curso legal, ya que ninguna autoridad monetaria extranjera las emite ni respalda su poder liberatorio en la realización de pagos. Por tal motivo, la aceptación de activos virtuales como medio de pago no se puede anticipar con absoluta certeza.

Por otra parte, el carácter evolutivo y la alta volatilidad en los últimos años y meses del Bitcoin, son objeto de amplia actividad especulativa, por lo que resulta indispensable alertar de los riesgos a quienes decidan utilizar o invertir en ellos, tales como la carencia de un régimen legal especial para la resolución de disputas, la ausencia de respaldo, así como que las personas que los administran y distribuyen no están reguladas, ni supervisadas por las autoridades financieras.

El economista Joseph Stiglitz, premio nobel de Economía, critica al bitcoin en una entrevista con el BBC. El economista estadounidense explicó por qué considera que hay tanto interés en la criptomoneda y qué cree que se debería hacer para suprimirla. La advertencia no es nueva, pero esta vez viene de la boca de una de las voces más autorizadas de la economía mundial. “¿Por qué la gente quiere bitcoins? ¿Por qué la gente quiere una moneda alternativa? La verdadera razón por la cual la gente quiere una moneda alternativa es para participar en actividades viles: lavado de dinero, evasión fiscal”. “Lo que realmente deberíamos hacer”, señaló, “es exigir la misma transparencia en las transacciones financieras con bitcoins que la que tenemos con los bancos”. Si así se hiciera, cree, el mercado del bitcoin “simplemente colapsaría”.

En sí, hay aspectos que se deben considerar para ser cautelosos en usar estos medios para inversiones. A diferencia de las monedas convencionales, las criptomonedas no están reguladas por los gobiernos, los grandes bancos o los fondos de inversiones, sino por inversionistas privados.

Se puede acceder a ellas desde cualquier lugar con una conexión a internet, a través de las firmas de intercambio o vendiendo productos o servicios a cambio de ellas, aunque la mayoría las usan como inversión, pero el riesgo es elevado.

La pregunta que se hacen algunos economistas especialistas en este tema es la siguiente: ¿Estamos ante el nacimiento de otra cuna de nuevos ricos a través del medio virtual?

Hay que destacar que los aspectos tecnológicos de la creación y almacenamiento de la moneda virtual difiere de una a otra, por ejemplo en el caso del  Bitcoin se realiza un procesamiento de bloque cada 9 minutos. En el caso del Litecoin cada 2 minutos y medio, lo que le permite generar más transacciones. El algoritmo utilizado en Litecoin es distinto al del Bitcoin.  No se necesitan computadoras con características tan específicas, por lo que casi cualquier persona puede realizar el mineo de éstas. A diferencia del Bitcoin, se conoce a su creador. Fue en 2011 por el ex empleado de Google y director de ingeniería en Coinbase, Charlie Lee.

Por otra parte, es que no hay transparencia sobre quién está involucrado en qué transacción y para qué” (Stiglitz), hay monedas muchos más estables como el dólar y la libra, entonces la pregunta es por qué la gente va al bitcoin.  La respuesta es porque no quieren ningún tipo de supervisión como tenemos en nuestro sistema bancario, señala Stiglitz, “y lo que realmente temen es que vayamos a lo digital, al dinero electrónico, con aún más supervisión y ahí la capacidad de participar en el lavado de dinero sería aún más difícil”.

Las recomendaciones que sugieren los especialistas en dar seguimiento a este tema son, que en  caso de decidir invertir criptominea se recomienda ser un inversionista con amplia experiencia y con pleno conocimiento del modelo de negocio del proyecto que se está financiando, así como de los sistemas que soportan los activos virtuales futuros o las unidades de información, “tokens”, en los que se guardan los registros de los derechos que representan, dado que la complejidad tecnológica utilizada para soportar estos esquemas puede crear una falsa sensación de seguridad en el inversionista.

Fuente: Varios Autores.

 

Anuncios