Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

A los Bancos Centrales no les va a dar tiempo de tomar medidas para evitar la próxima crisis económica del mundo

El análisis sobre crisis que se repite nuevamente ha proliferado en todo el mundo y en los más reconocidos medios de comunicación especializados: “Una próxima crisis mundial está a la vista”” los elementos que soportan estos análisis tienen como base los siguientes hechos políticos y la toma de decisiones económicas por las grandes economías del mundo:

  1. La reducción de las tasas de Interés de la FED y sus intenciones futuras y el contragolpe de China con la devaluación del Yen, coloca en disyuntiva a los bancos centrales del mundo para enfrentar la ralentización de los mercados y los movimientos de capitales a nivel mundial. Y es precisamente en este último punto donde está el verdadero Talón de Aquiles de la actual recuperación. Este punto complicado está en las políticas ultra-expansivas, tanto de inyecciones monetarias como de tipos de interés ultra-bajos (o incluso negativos), que se han prologando en el tiempo durante un periodo mucho más extenso que en crisis anteriores.
  2. La guerra comercial intensificada con China ha llevado a Beijing a suspender los Estados Unidos las importaciones agrícolas, causando dolor a los agricultores de los Estados que Trump necesitará para ganar la reelección en 2020. Una vez más, las arduas y eternas negociaciones de la guerra comercial entre EEUU y China han vuelto a saltar por los aires, dejando tras de sí un nuevo reguero de escalada de problemas complejos y de nuevas rondas de ataques (por ahora) comerciales y arancelarios.
  3. China ya ha declarado abiertamente que su prioridad y su mejor escenario en esta guerra es lograr resolver este conflicto comercial de forma acordada y ¿amistosa? (si eso todavía puede ser calificado así) entre ambas partes. Pero al mismo tiempo, aparte de la “zanahoria”, va mostrando ya también el “palo” al declarar que tampoco tiene ningún miedo a la escalada del conflicto, y que está dispuesta incluso a llevarlo a otro nivel, lo cual abre nuevos e inquietantes escenarios nada positivos.
  4. Pero los peligros e inestabilidad masiva a nivel de EEUU y China, y a nivel mundial, no sólo vienen del enfrentamiento más directo. Incluso aunque dejásemos a un lado posibles escaladas incluso militares, lo cierto es que hay otros factores de potencial destructivo igual o más relevante.
  5. Luego está Hawái puesto en la lista negra de la Casa Blanca, este movimiento ha alarmado a las empresas tecnológicas de Estados Unidos incluyendo Google padres del alfabeto. Pero hay algo mucho más grande en juego que una pérdida en las ventas: Trump está obligando a Huawei – el segundo mayor fabricante mundial de teléfonos inteligentes – para construir un sistema operativo rival a Android, que se enciende ahora alrededor del 80 por ciento de los dispositivos del mundo y es la clave parte del plan de negocio de Google.
  6. La campaña de Donald Trump contra una supuesta “invasión” de inmigrantes por la frontera mexicana y sus tweets contenido racial contra las minorías se han puesto en la mira del mundo.

 

AEV/

 

[sform id=’1498′]