Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Administración Trump continúa avanzando para que ICE detenga por más tiempo a familias completas

El Gobierno del presidente Donald Trump avanza para terminar formalmente un acuerdo de la Corte Federal que restringe cuánto tiempo se puede detener a los niños migrantes con sus padres, lo que permitiría mantenerlos en custodia indefinidamente.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) emitirán una nueva regla el viernes para retirarse del Acuerdo Flores (FSA), el decreto de consentimiento federal que ha establecido estándares básicos para la detención de niños y adolescentes migrantes desde 1997.

La nueva regla eliminaría un límite de 20 días para detener a niños migrantes y crearía un nuevo régimen de licencias que facilitaría a los funcionarios federales ampliar la detención familiar en todo el país.

La Administración federal indicó que el Secretario interino de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, y el de HHS, Alex Azar, anunciaron la “regla final”, para permitir la terminación del FSA y permitirá que ambas dependencias modifiquen las reglas, para responder a los “dramáticos aumentos en el número de niños no acompañados y unidades familiares que cruzan hacia los Estados Unidos”.

El argumento de las autoridades es que un mayor número de inmigrantes indocumentados llegan al país con niños, a sabiendas de que –como unidades familiares– deberán seguir sus casos en cortes en libertad.

“Un gran número de familias de extranjeros ingresan ilegalmente a través de la frontera sur, con la esperanza de que sean liberados en el interior en lugar de ser detenidos durante sus procedimientos de expulsión”, indica el DHS en un comunicado. “Promulgar esta regla y buscar la terminación de la FSA son pasos importantes hacia un sistema de inmigración que sea humano y funcione de manera consistente con la intención del Congreso”.

El Gobierno enlista varias acciones a tomar, como: la terminación del FSA; la forma en que el HHS acepta y cuida a los niños extranjeros no acompañados; los requisitos que ayudan a garantizar que todos los niños extranjeros (tanto menores acompañados como no acompañados) bajo la custodia del Gobierno sean tratados con dignidad, respeto y especial preocupación por su vulnerabilidad particular como menores; la capacidad del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) para mantener la unidad familiar en instalaciones con licencia o instalaciones que cumplen con los estándares residenciales familiares; una vía para garantizar la detención humana de las familias mientras se cumplen los objetivos del FSA; las disposiciones relacionadas de la Ley de Reautorización de Protección de Víctimas de Tráfico de 2008 (TVPRA), incluida la transferencia de niños extranjeros no acompañados al HHS.

Demócratas critican la medida. El presidente del Comité Demócrata Nacional, Tom Pérez, calificó la decisión como “cruel”.

Los líderes demócratas rechazan la decisión de la Administración Trump, como lo ha expresado la cabeza de la minoría en el Senado, Charles Schumer, criticó la decisión, la cual calificó como un paso a un mayor maltrato a los inmigrantes.

“La crueldad de la administración Trump no tiene límites. No se equivoquen: esta nueva regla se trata de permitir que el presidente Trump y Stephen Miller mantengan a los niños en condiciones terribles durante períodos más largos y continúen el tratamiento horrible a las familias migrantes inocentes que huyen de dificultades impensables”, consideró Schumer. “Habiendo visto de primera mano las terribles condiciones a las que la administración Trump somete a muchas familias migrantes, es imperativo que los tribunales inmediatamente bloqueen la entrada en vigencia de esta regla”. “La crueldad sin fondo de esta administración es inmoral, vergonzosa y antitética a todo lo que representamos como nación”, expresó. “No hay justificación moral para la detención indefinida de niños y no hay excusa para el trauma que esta política infligirá a las familias”.

AEV/La Opinión/ Jesús García