Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Argentina conversa con el FMI el tema de la deuda pública y la búsqueda de la sostenibilidad financiera, el mercado demanda un plan fiscal austero y la inflación en enero se ubicó en el 3%

Según la medición de Elypsis, durante las primeras semanas del mes pasado se registró un fuerte aumento de los precios y al final se observó una notable disminución del ritmo. Los datos de la consultora muestran que los precios aumentaron 0,8% en la primera semana de enero, mientras que en la segunda, bajó a 0,6%; en la tercera, se mantuvo en 0,6%; y en la cuarta, bajó a 0,3%.

 Según el economista Fernando Marull, las semanas para seguir de cerca en la saga de la deuda son la primera de febrero (es decir, la que arranca hoy), que tendrá como hito la reunión entre Martín Guzmán con la directora del FMI. En la segunda de febrero, el hito será la presentación ante el Congreso del análisis de sostenibilidad de la deuda y la segunda de semana de marzo tendrá, nada menos, la oferta financiera de Argentina, que durará 15 días.

“Con algún apoyo del FMI y una oferta ‘amigable’, puede haber una posibilidad de éxito. Si avanza con una oferta agresiva, la oferta no prosperará y los tiempos empezarán a acelerarse si se quiere evitar un default soberano. El fracaso del canje propuesto por la provincia de Buenos Aires (…) debería ser prueba suficiente que los acreedores no acceden fácilmente a un canje sin una oferta consistente ni un plan fiscal de repago que lo sustente. Por eso es importante no sólo la oferta, sino el plan de sostenibilidad que hay detrás. Seguramente en la reunión de Guzmán con el FMI discutirán ese punto”, dice Marull, director de Fernando Marull & Asociados.

En un reporte difundido ayer, agrega: “Para que un canje de deuda sea exitoso y el país pueda volver a recuperar el crédito fluidamente, una variable clave es el sendero fiscal hacia adelante. En el canje de Uruguay, que no tuvo quita o Ucrania, con una quita de 20%, el Tesoro mostró rápidamente un superávit primario del orden de 2-3% del PIB, permitiéndole recuperar el crédito global al poco tiempo. En el caso actual de Argentina, el plan fiscal 2020-2023 brilla por su ausencia, por eso somos pesimistas respecto al éxito del canje. Con nuestros supuestos, los bonos deberían descontar una quita en valor presente de 40%, algo menos de lo que descuenta hoy el mercado, de 50-55%”.

AEV/ Fernando Marull