Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Bill Gates cuestiona si se puede confiar en las agencias gubernamentales de EE: UU para la lucha contra el virus

Bill Gates cuestionó si se puede confiar en las dos agencias gubernamentales centrales para la lucha estadounidense contra el virus. El multimillonario dijo que la alguna vez sólida reputación de la Administración de Alimentos y Medicamentos y los Centros para el Control y la Protección de Enfermedades (FDA) se han manchado durante la administración Trump. Gates dijo que la presión de la Casa Blanca ha provocado que algunos líderes de agencias “se descarrilen por completo. Así mismo dice que la presión política le costó a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos “credibilidad”.

Bill Gates solía pensar en la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos como la principal autoridad de salud pública del mundo.  Pero, ahora tampoco confía en los Centros para el Control y la Protección de Enfermedades. Ambos, en su opinión, están bajo de una presidencia que ha restado importancia o descarta la ciencia y la medicina en la búsqueda de ganancias políticas. Un ejemplo reciente llegó cuando el comisionado de la FDA Stephen Hahn, hablando en una de las conferencias de prensa del presidente Donald Trump, exageró el beneficio del plasma sanguíneo como tratamiento para Covid-19, y luego retrocedió al día siguiente.

“Vimos con las declaraciones de plasma completamente descaradas que cuando empiezas a presionar a la gente para que dijera cosas optimistas, se salen completamente de los rieles. La FDA perdió mucha credibilidad allí”, dijo Gates, el multimillonario filántropo, en una entrevista en Bloomberg Television.

“Históricamente, al igual que los CDC fueron vistos como los mejores del mundo, la FDA tenía la misma reputación que un regulador de primera categoría”, dijo Gates. “Pero ha habido algunas grietas con algunas de las cosas que han dicho a nivel de comisionado”.

Lo que está en juego es nada menos que la confianza del público en la vacuna que podría poner fin a la pandemia de coronavirus, y que la FDA tendría que aprobar. Las encuestas realizadas en los últimos dos meses muestran que la mayoría de los estadounidenses se preocupan de que el desarrollo de la vacuna se esté precipitando y un tercio no se inocule.

 

AEV/Bloomberg