Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Costa Rica estaría enfrentando un futuro de alto riesgo con un margen de maniobra limitado

El reciente Informe Estado Nación dedicado a Costa Rica, resalta en la página 35 del documento que “a raíz de la desaceleración económica y el desbalance en las finanzas públicas, Costa Rica enfrenta un futuro complejo y de alto riesgo, en el que los márgenes de acción y maniobra serán cada vez más limitados.

El informe Estado de la Nación 2019 explica que la desaceleración económica y el desbalance en las finanzas públicas crearon un escenario de gran complejidad y riesgo, tanto económico como político, que exacerbó las debilidades estructurales o “puntos ciegos” del estilo de desarrollo nacional.

“… Los márgenes de acción para enfrentar esta coyuntura se han estrechado. En efecto, los problemas fiscales impiden una reactivación basada en mayor gasto e inversión pública, la confianza de consumidores y empresarios ha disminuido a niveles mínimos y un creciente escepticismo ciudadano hacia la democracia reduce la ‘reserva política’ de buena voluntad para que la población asuma sacrificios o postergue sus demandas”, precisa el documento.

Los pronósticos no están claros para Costa Rica, pues el documento afirma que “… de una manera inesperada −dado el cuadro de fragmentación partidaria y debilidad en las bases de apoyo del Gobierno−, los poderes Ejecutivo y Legislativo articularon respuestas que mantuvieron la estabilidad económica, social y política. El desenlace de esta coyuntura es, hoy por hoy, de pronóstico reservado, y la situación, delicada y fluida.”

A septiembre de 2019 “… la desaceleración económica continúa y está golpeando especialmente a ciertas regiones y sectores. Frente a ese escenario, el Estado tiene poco margen de maniobra para reactivar la economía, pues el desequilibrio crónico de sus finanzas limita su capacidad para estimular la demanda agregada por la vía de un mayor gasto e inversión, incluyendo la provisión de nuevos recursos para políticas de fomento productivo. Ese desbalance no deja más opción que el endeudamiento y, además, impone limitaciones a la gestión de la deuda pública, que encarecen el costo del financiamiento y generan riesgos adicionales.”

Bajar Informe Estado Nación

http://repositorio.conare.ac.cr/handle/20.500.12337/7808