Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Cuba será perennemente un satélite de Rusia, ahora ambos países estudian proyectos conjuntos de infraestructura para la Isla Mayor

Las autoridades rusas han reiterado en varias ocasiones que Cuba es un socio estratégico para ellos en la región latinoamericana y los demuestran con acciones encaminadas a sacar a la isla de la grave situación económica que vive actualmente. Falta por ver si las inversiones y el empuje de Rusia son suficientes para paliar o superar esta realidad.

La participación directa de Rusia y la inyección de capitales han posibilitado en gran medida que el Gobierno cubano pueda paliar la difícil situación que atraviesa en los últimos años, acrecentada por las nuevas sanciones impuestas por la Administración estadounidense encabezada por Donald Trump. 

Rusia impulsa en Cuba planes económicos en áreas vitales como la energía, la metalurgia, los sectores automotrices, ferroviario, de la aviación, la agricultura y la industria biofarmacéutica, entre otros, lo que le ha posibilitado a la isla acceder a créditos y adquirir recursos necesarios para el país.

Una muestra de los buenos momentos que viven las relaciones bilaterales es que en 2019 el intercambio comercial entre ambos superó los 500 millones de dólares, según informó a Sputnik el embajador cubano en Moscú, Gerardo Peñalver.

“El año pasado terminamos con un intercambio comercial de 450 millones de dólares, y este año [2019], con los últimos meses en que ha habido un despegue muy fuerte del intercambio comercial, ya vamos a sobrepasar los 500-550 millones de dólares”, dijo Peñalver.

Por su parte, el embajador ruso en La Habana, Andréi Guskov, reveló que los préstamos que Rusia tiene previsto otorgar a Cuba para llevar a cabo proyectos conjuntos podrían superar los 1.000 millones de euros.

En una entrevista con Sputnik, el diplomático explicó que los nuevos créditos rusos se conceden al país caribeño para implementar diversos proyectos conjuntos.

“El total de los préstamos previstos para (…) transacciones que se han de ejecutar en los próximos años puede superar los 1.000 millones de euros”, señaló.

Entre estos proyectos, el diplomático destacó el gran contrato para modernizar la infraestructura ferroviaria de Cuba.

“Una parte importante de su financiación —casi 900 millones de euros— se proporcionará a través de créditos comerciales de los bancos rusos”, dijo.

Según el embajador ruso, los trabajos de diseño en el marco de un contrato para modernizar la infraestructura ferroviaria de Cuba arrancaron el pasado mes de enero.

“Los trabajos de diseño en el marco de dicho contrato (…) arrancaron en enero de este año”, indicó en una entrevista con Sputnik.

El Gobierno de Cuba y la compañía Ferrocarriles de Rusia, RZD, suscribieron en octubre pasado, un contrato para la restauración y modernización de la infraestructura ferroviaria cubana.

El ferrocarril que ‘unirá’ Rusia y Cuba. Este contrato, valorado en 1.880 millones de euros, es el “mayor jamás firmado con Cuba en la historia de la Rusia moderna”. “Se trata de un megaproyecto de infraestructuras que tiene una gran importancia no solo económica sino también social para Cuba”, resaltó Guskov.

El funcionario aseguró que Rusia seguirá apoyando “por todos los medios” este proyecto, que prevé el diseño, la reparación y la modernización de más de 1.000 kilómetros de la infraestructura ferroviaria de la isla con equipamientos y materiales rusos.

Además, los dos países están a punto de poner en práctica otros proyectos como “la segunda fase de la modernización de la Empresa Siderúrgica José Martí o Antillana de Acero, la renovación de 10 unidades generadoras de 100 MW cada una en centrales térmicas cubanas, la reconstrucción de fábricas de la industria textil de Cuba, la segunda fase de las entregas de locomotoras por parte de la empresa Sinara Transport Machines, el desarrollo de plantas de ensamblaje del Grupo GAZ en Cuba”, detalló.

El diplomático subrayó que los fondos que se invierten en la economía cubana serán recuperados a través de la cancelación de los créditos.

“También cabe destacar que generan trabajo y beneficios para las empresas rusas que suministran sus productos allí. Se trata de un esquema de cooperación absolutamente beneficioso para ambas partes”, resumió.

Capacidad de defensa de Cuba. Moscú está dispuesto a estudiar posibles solicitudes de La Habana para ayudar a mejorar la capacidad de defensa del país caribeño, afirmó Guskov.

“Estamos dispuestos a estudiar posibles propuestas de los socios [cubanos] para seguir reforzando la capacidad de defensa de la República de Cuba”, aseguró.

El diplomático recordó que la cooperación técnico-militar es “uno de los ámbitos más importantes de la interacción entre” las dos naciones.

“Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba están equipadas en gran medida con armas y equipos bélicos de fabricación soviética y rusa, incluyendo sistemas de defensa antiaérea y de misiles y artillería costeros”, recordó.

Para tener esos armamentos listos para la acción, es necesario “realizar el mantenimiento y las reparaciones pertinentes, suministrar piezas y accesorios, ir cumpliendo otras tareas relacionadas”, indicó Guskov.

Dependencia cubana de crudo importado. Moscú y La Habana están poniendo en marcha una hoja de ruta para modernizar el sistema energético cubano y reducir así la dependencia del país de los hidrocarburos importados, destacó el embajador ruso en Cuba.

Cuba cuenta con Rusia para solventar la crisis. “Este plan ya está empezando a ponerse en práctica mediante la implementación de proyectos conjuntos específicos”, dijo.

El diplomático recordó que la hoja de ruta del programa “Desarrollo del sector de combustible y energía y el fortalecimiento de la seguridad energética de la República de Cuba” fue firmada durante una reunión de la Comisión Intergubernamental Ruso-Cubana para la colaboración económico-comercial y científico-técnica que se celebró en septiembre pasado en Moscú.

“Esta hoja de ruta incluye una batería de medidas para reducir la dependencia del sector electroenergético cubano de los hidrocarburos importados”, explicó el embajador.

En particular, se trata de medidas como el aumento de la producción de hidrocarburos en territorio cubano con la participación de empresas rusas como Zarubezhneft o Rosneft, la puesta en marcha de equipos avanzados para producir energía eléctrica en las centrales térmicas del país o la creación de nuevas plantas generadoras de electricidad con fuentes renovables de energía, indicó.

“Simultáneamente, sigue adelante la labor para garantizar los suministros de petróleo y derivados a la isla pese a las restricciones ilegales por parte de Estados Unidos”, aseguró Guskov.

​Según estimaciones del Gobierno ruso, la modernización del sistema energético permitirá a Cuba reducir en un tercio los suministros de petróleo desde el exterior y ahorrar hasta 1.800 millones de dólares.

La visita de Putin a Cuba. El presidente de Rusia, Vladímir Putin, aceptó la invitación de su homólogo cubano, Miguel Díaz-Canel, para visitar el país caribeño, declaró el embajador ruso en La Habana.

“Efectivamente, la invitación de visitar Cuba que se trasmitió al presidente Vladímir Putin fue aceptada”, dijo Guskov.

La fecha para realizar este viaje “se estudiará en función de la agenda del jefe de Estado, así como del calendario de contactos bilaterales de alto y máximo nivel”, agregó.

Durante su segundo viaje a Rusia a finales de octubre pasado, el mandatario cubano invitó a su par ruso a visitar Cuba. El presidente Putin aseguró que aprovecharía “sin falta” esta invitación.

“Cuba sigue considerando a Rusia uno de sus socios estratégicos”. Moscú y La Habana tienen una relación político-económica calificada por sus máximos líderes como estratégica, que se ha profundizado en los últimos años, con fuertes inversiones rusas en varios sectores vitales de la economía cubana. Los dos países mantienen profundos lazos históricos, culturales y diplomáticos, iniciados desde la época de la Rusia zarista, a principios del siglo XX.

En la actualidad, Rusia es el segundo socio comercial de Cuba en Europa, y el quinto en el comercio de La Habana con el mundo.

También se trabaja en materia de comunicaciones, como lo reconoció el vicecanciller cubano Rogelio Sierra, tras reunirse el 11 de febrero con el viceministro de Desarrollo Digital, Telecomunicaciones y Comunicación Masiva de Rusia, Alexéi Volin, quien realiza una visita de trabajo a la isla.

“Recibí al viceministro de Desarrollo Digital, Telecomunicaciones y Comunicación Masiva de Rusia, Alexéi Volin. Se ratifica el excelente estado de las relaciones entre Cuba y Rusia, con énfasis, en los avances en la esfera de la cooperación en informática y las comunicaciones”, escribió el vicetitular cubano en Twitter.

​Según una nota de la Cancillería cubana, Volin ratificó el compromiso de Rusia en el avance de la colaboración en temas de interés bilateral y subrayó la determinación a contribuir en el avance tecnológico de la isla en la esfera de las telecomunicaciones.

Día de la lengua rusa: estos famosos hablan ruso y no lo sabías. También esta semana se inauguró la Facultad Preparatoria de idioma ruso en La Habana, que ayudara a los profesionales cubanos que opten por becas de maestría, doctorados, o por becas de pregrado, en Rusia. Según explicó la la rectora de la Universidad de La Habana, doctora Miriam Nicado, la idea es que los interesados “puedan tener un dominio del idioma de manera que se pueda aprovechar mejor la estancia en un país que hoy ostenta uno de los mayores índices de desarrollo en materia educacional a nivel mundial”.

El embajador ruso en Cuba, Andrei Guskov, calificó a este proyecto como “muy importante, no solo para la actividad educativa, sino para nuestras relaciones bilaterales en general”.

AEV/  Granma/ Sputnik.