Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Detalles del Gran Paquete de Estímulos otorgados por Trump es mayor incluso que algunas economías desarrolladas del mundo

El gran paquete de medidas de Donald Trump es el mayor paquete de estímulo económico de este siglo. Aproximadamente el 10% del PIB de los EEUU. Si alguien podía gastar sin medida en el mundo para superar el COVID19, este ha sido Donald Trump. Un paquete de estímulo económico más grande que el PIB de España en 2019 y otros países del mundo inclusive. Un paquete económico de dos billones de dólares. Este va a hacer disparar a la deuda pública de EEUU, aunque no parece que vaya a tener graves problemas para financiar su deuda, al menos de momento.

Además, este paquete contiene medidas que serían completamente extraordinarias e inesperadas en un país tan capitalista como es EEUU, el regalar dinero a la población. No obstante, esta no es la mayor partida que tiene la ley CARES (Coronavirus Act on Relief and Economic Safety, Acta del Alivio y Seguridad Económica del Coronavirus). La pregunta es ¿en qué van a gastarse esta gran cantidad de dinero?

El Gran Paquete de Estímulos

según el Wall Street Journal, la clasificación se hace así:

  1. Préstamos empresariales: 454.000 millones
  2. Préstamos a pequeños negocios: 349.000 millones
  3. Pagos a hogares: 300.000 millones
  4. Desempleo: 250.000 millones
  5. Retraso en el pago de impuestos: 221.000 millones
  6. Ayudas a los estados: 150.000 millones
  7. Hospitales y ayudas a los veteranos: 117.000 millones
  8. Préstamos a Aerolíneas y empresas de mercancías: 32.000 millones
  9. Ayudas a Aerolíneas y empresas de mercancías: 29.000 millones
  10. Transporte Público: 25.000 millones
  11. Otros: 198.000 millones

Las ayudas van a prácticamente todos los sectores de la economía, desde el los contratistas de defensa (que recibirán pagos para que sus empleados sigan trabajando), como a los estudiantes universitarios ayudas y pago de intereses y capital de préstamos (sus universidades y colegios universitarios decidirán quién recibe ayuda), el sector sanitario, préstamos, se permite retrasar los pagos a la seguridad social hasta dos años, subsidios adicionales al desempleo, se refuerza MediCare y el uso de telemedicina, se incrementan las donaciones que pueden desgravarse por parte de las empresas, se reduce la responsabilidad de los fabricantes de respiradores, se flexibiliza la capacidad de la FDA de aprobar y cambiar las reglas sobre medicinas, etc. Y además incluye la medida más llamativa de todas, el paquete de dinero que se da a las familias. Una medida que hasta ahora habíamos visto en Hong-Kong, pero que por primera vez se impone en EEUU.

En una medida similar a la tomada por el gobierno de Hong-Kong, todos los residentes de EEUU con número de la Seguridad Social que hayan ganado menos de 75.000 dólares en 2019, han recibido 1,200 dólares en su cuenta bancaria, salvo aquellos que no tengan que van a recibir un cheque por esa cantidad. Si además hacen la declaración conjuntamente, será para los que hayan ingresado menos de 150.000 dólares, que recibirán 2.400 dólares. Además de 500 dólares extras por cada menor de 16 años dependiente.

Estas cantidades se van reduciendo progresivamente para aquellos que ganaron más d 75.000 dólares en 2019 y llegan a cero para aquellos que alcanzan los 99.000 dólares anuales. Para aquellos que no han hecho sus impuestos todavía de 2019, usarán sus impuestos de 2018. Además, los norteamericanos no han tenido que hacer nada para recibir este dinero.

Además con la expansión del seguro de desempleo, se ayuda a autónomos, trabajadores de la gig-economy, personas a las que se les ha reducido la jornada laboral, cuidadores que han cerrado, etc. Además se añaden 600 dólares semanales hasta el 31 de julio a los desempleados.

La interrogantes que café es  ¿será suficiente este paquete de estímulo en EEUU? Si EEUU no lo pasa tan mal ¿nos ayudará a salir de la crisis?, como afectará la economía mundial y aquellas economías ligadas a esta gran potencia…?

AEV/WSJ