Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) estima que la producción tendrá un dinamismo de 2.2% al término del año, menor al 3,2% que estimó a inicio de año.

La nueva previsión de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para el 2020 pasó a 2,6% (3,0% en enero). De cumplirse esta proyección, Costa Rica mostraría el menor crecimiento visto en los últimos siete años. Este mismo panorama impulsó al Central a reducir nuevamente la Tasa de Política Monetaria (TPM), esta vez en 50 puntos base para ubicarla en 4% a partir del 23 de julio. Este fue parte del análisis expuesto por Rodrigo Cubero, presidente del BCCR, en la revisión del Programa Macroeconómico 2019-2020.

En la última década, la producción de Costa Rica tiene dos episodios de bajos crecimientos, como el estimado por el BCCR para el cierre de este 2019. En 2009, registró un -1% y posteriormente, en 2013 reportó un 2,3%.

Por su lado, la meta inflacionaria se sostuvo entre 2% y 4%. La inflación se ubicó en 2,42% en junio y cumplió tres meses consecutivos de alzas, según la variación interanual del Índice de Precios al Consumidor (IPC). Respecto a las finanzas públicas, el BCCR estima que la caída del déficit primario del Gobierno Central (que excluye intereses) continuará a la baja. Sin embargo, el déficit financiero aumentará a 6,3%, como porción del PIB.

La pregunta de ¿Por qué la producción crece menos?: La economía internacional es convulsa. Socios comerciales de Costa Rica, como México, Chile, Colombia, muestran desaceleración económica. Mientras, el comercio internacional no crece y se traduce en una alerta para una economía abierta como la costarricense. Por otra parte, las tensiones del conflicto comercial entre China y Estados Unidos generan incertidumbre, y la inestabilidad política en Nicaragua no da tregua e impacta la economía nacional de forma importante. En enero se preveía que los precios del petróleo se mantuvieran constantes, en relación a lo que se estaba observando en ese momento, pero no ocurrió lo previsto. Lejos de eso, empezaron a subir y también subieron los precios de los metales.En lugar de mejorar los términos de intercambio, más bien empezaron a deteriorarse, afirmó el presidente del Banco Central de Costa Rica. Fuente: Analisis Eco-Vision:  El Financiero de Costa Rica.

[sform id=’1498′]