Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

El Big Bang de los mega aeropuertos en el mundo

Se está viviendo un Big Bang de los mega aeropuertos. En 2018 se inauguró el nuevo aeropuerto de Estambul, en 2019 se ha inaugurado el aeropuerto de Beijing Daxing, que es más grande todavía que el antiguo aeropuerto de Beijing Capital, cuya nueva terminal se había inaugurado en 2008, y actualmente está en construcción el nuevo mega aeropuerto de Dubai, Al Maktoum, que si por un lado se pretende para consolidar a Emirates como la primera aerolínea del mundo, tendría una capacidad de 250 millones de pasajeros anuales. Actualmente los más grandes tienen una capacidad de alrededor de 100 millones. Esta cantidad se puede quedar pequeña comparada con lo que está en construcción ahora.

 Beijing (Pekín), Estambul y Dubai tienen una característica en común como ciudades, las tres están en Asia. De hecho, Estambul y Dubai tienen la característica común de su localización estratégica entre Asia, Europa y África (que muchos esperan que sea la nueva zona de alto crecimiento económico del mundo) y una aerolínea de alta intervención estatal, como es el caso de Emirates o de Turkish, de cuyo éxito ya os hablamos en su momento.

¿Por qué nos interesan los aeropuertos? Principalmente porque el tráfico aéreo es proporcional al desarrollo económico- No hay más que ver en flight radar en cualquier momento como los vuelos se concentran en las zonas más desarrolladas del mundo, Norteamérica, Europa y la costa pacífica de Asia.

El mundo está cambiando y el crecimiento económico de las últimas dos décadas ha sucedido principalmente en Asia, que además es el continente de más población, eso ha hecho que el crecimiento económico se ha centrado en estos países. Lo mismo ha pasado con el tráfico aéreo, y este necesita aeropuertos. Por este motivo no hemos tenido muchas noticias recientes de la construcción de grandes aeropuertos en Europa desde que se finalizaron las terminales 4 y 5 de Barajas y Heathrow respectivamente. El único gran aeropuerto en construcción en la UE actualmente es el de Berlín Brandemburgo, la gran vergüenza de la obra pública alemana, debería haberse inaugurado en 2012 y de momento está previsto para 2020.

Además estas potencias emergentes cuidan mucho los aeropuertos. Los aeropuertos no dejan de ser la puerta de entrada y salida al mundo hoy en día, la primera y la última impresión que se lleva un turista o un viajero de negocios. Estos a su vez pueden ser consumidores, pero también futuros directivos, influencers, futuros líderes políticos, etc. Eso hace que los países compitan a ver quién hace el aeropuerto más espectacular, algo que no sucede tanto en Europa dónde se valora bastante la economía en los proyectos o en EEUU dónde están en manos privadas, y su principal objetivo es atraer aerolíneas, más que causar una fuerte impresión.

En 2017 se abrió una nueva terminal en el aeropuerto de Singapur, que además ha sido reformado para atraer a más viajeros pero eso no fue más que el comienzo del auge de super aeropuertos que estamos viviendo en Asia en estos días.

Se construyó en 2018, y en 2019 se cerró el viejo Aeropuerto Estambul Ataturk para vuelos de pasajeros (no deja de ser irónico que se haya cerrado el aeropuerto nombrado como el padre de la patria turca cuyo objetivo era un estado laico equivalente a los europeos). Este aeropuerto no tenía capacidad para crecer y estaba estrangulando el crecimiento económico. Eso ha hecho que un nuevo proyecto para hacer crecer a la ciudad por un lado, pero también para proporcionar a Turkish Airlines de un Hub que les permitiera convertirse en una aerolínea como Emirates usando su ubicación estratégica a medio camino entre tres continentes.

El aeropuerto de Estambul, aunque operativo, sigue en construcción. En 2025 debería estar finalizado y permitir un tráfico de 200 millones de pasajeros anuales, Esto, dentro de los megaproyectos que le gustan a Erdogan, daría espacio a la aerolínea para crecer.

Por supuesto ha habido muchas críticas a este aeropuerto, como la altura sobre el nivel del mar a la que se ha construido o que está muy alejado de la ciudad, pero de momento el aeropuerto está operativo.

Al otro extremo de Asia el recién inaugurado aeropuerto de Beijing Daxing. La terminal tres del aeropuerto de Beijing Capital se había inaugurado en 2008, al igual que la 2 del aeropuerto de Shanghai Pudong, coincidiendo con los juegos olímpicos. En 2012, Beijing Capital estaba operando al máximo de su capacidad de 80 millones de pasajeros, y les era necesario un nuevo aeropuerto (algo que se puede atestiguar por cualquiera que lo haya usado recientemente).

Además la demanda de vuelos va a crecer, para 2020 se espera que para todo Beijing sea de 140 millones, 170 en 2025 y 235 millones en 2040. El aeropuerto de Beijing Daxing podría gestionar entre 120 y 200 millones de pasajeros anuales. Se espera que en 2020 de servicio a 45 millones de pasajeros y a 72 millones en 2025.

Todo el aeropuerto está concentrado en un único edificio en una única terminal, lo que lo convierte en algo más impresionante todavía. Al contrario que el aeropuerto de Estambul, no hay planes de que se sustituya el aeropuerto de Beijing Capital, lo que sería un desperdicio, teniendo en cuenta que su terminal más nueva apenas ha superado la década.

Adicionalmente con menos festejos se ha hecho crecer el aeropuerto de Shaghai Pudong, al igual que China está construyendo decenas de aeropuertos nuevos por todo el país, a lo que se añade a su red de ferrocarril de alta velocidad, la más extensa del mundo.

AEV/SALMON