Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

El cambio climático ya está teniendo importantes impactos físicos en regiones de todo el mundo.

Estudios científicos que ha compilado y organizado Mckinsey & Company muestran que la temperatura del planeta ha aumentado en aproximadamente 1,1 grados Celsius en promedio desde la década de 1880. Esto ha sido confirmado por mediciones satelitales y por el análisis de cientos de miles de observaciones de estaciones meteorológicas independientes de todo el mundo según afirma Mckinsey & Company. Los científicos encuentran que la rápida disminución de la capa de hielo en la superficie del planeta proporciona más evidencia. Esta tasa de calentamiento es al menos un orden de magnitud más rápido que cualquiera de los últimos 65 millones de años de registros paleoclimáticos.

El promedio oculta cambios más dramáticos en los extremos. En términos estadísticos, las distribuciones de temperatura se desplazan hacia la derecha (hacia temperaturas más cálidas) y se amplían. Eso significa que el día promedio en muchos lugares ahora es más caluroso, y los días extremadamente calurosos son cada vez más probables. Por ejemplo, la evolución de la distribución de las temperaturas de verano promedio observadas para cada cuadrado de 100 por 100 kilómetros en el hemisferio norte muestra que la temperatura media de verano ha aumentado con el tiempo. La proporción del hemisferio norte (en kilómetros cuadrados) que experimenta un verano extremadamente caluroso (temperatura promedio más alta de tres desviaciones estándar en un verano determinado) ha aumentado de cero a medio por ciento.

Los promedios también ocultan amplias disparidades espaciales. Durante el mismo período en que la Tierra se ha calentado globalmente en 1.1 grados, en las partes meridionales de África y en el Ártico, las temperaturas promedio han aumentado en 0.2 y 0.5 grados Celsius y en 4 a 4.3 grados Celsius, respectivamente. En general, la superficie terrestre se ha calentado más rápido que el promedio global de 1.1 grados, y los océanos, que tienen una mayor capacidad calorífica, se han calentado menos.

Mirando hacia el futuro, la ciencia del clima dice que un mayor calentamiento es inevitable durante la próxima década al menos, y con toda probabilidad más allá. Con el aumento de las temperaturas medias mundiales, los modelos climáticos indican un aumento de los riesgos climáticos a nivel mundial. Estos modelos encuentran que un mayor calentamiento continuará aumentando la frecuencia y / o severidad de los riesgos climáticos agudos e intensificará aún más los riesgos crónicos.

 

AEV/Mckinsey & Company