Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

El presidente bielorruso Alexandre Lukashenko enfrenta su mayor desafío en 26 años al frente de la ex república soviética

Lukashenko rechaza nuevas elecciones ante protestas de decenas de miles de personas que manifestaron en una “Marcha por la libertad”. El presidente bielorruso Alexandre Lukashenko rechazó este domingo los llamados a nuevas elecciones y pidió a sus partidarios defender al país, al mismo tiempo que decenas de miles de personas, muchas con banderas bielorrusas, se congregaron en la plaza situada frente a la Casa del Gobierno en Minsk.

“¡Vete!”, coreaban los opositores en la otra manifestación en alusión al jefe del Estado, mientras desfilaban a lo largo de la avenida de la Independencia en una “Marcha por la libertad”, constató un periodista de la AFP.

Sin embargo, la organización oficialista bielorrusa Biélaya Rus convocó para este domingo a un mitin en Minsk para respaldar al presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, que afronta hace ocho días la mayor ola de protestas populares los 26 años que se encuentra en el poder.

“Hemos construido un bello país, con sus dificultades y desperfectos. ¿A quién quieren entregarlo? Si alguien quiere entregar el país, ni muerto lo permitiré”, dijo Lukashenko, citado por la agencia Belta bielorrusa, desde la tribuna instalada en la Plaza de la Independencia.

El sábado Lukashenko, afirmó que había conseguido el apoyo del presidente ruso, Vladimir Putin, quien prometió su ayuda para “garantizar la seguridad en Bielorrusia”. Pero el Kremlin aseguró que los líderes solo habían acordado en una conversación telefónica que los “problemas” en Bielorrusia “se resolverían pronto”, sin mencionar un apoyo específico a Lukashenko.

Lukashenko, de 65 años, se encuentra bajo una creciente presión de la calle y el extranjero después de afirmar que fue reelegido el domingo con oficialmente el 80 % de los votos. Cientos de miles de personas manifestaron para denunciar el resultado y apoyar a la principal candidata opositora, Svetlana Tijanóvskaya, de 37 años y nueva en política que se presentó después de que otros candidatos, incluido su marido, fueran arrestados.

Las protestas fueron violentamente reprimidas, con más de 6.700 personas detenidas, cientos de heridos y dos muertos. Desde Lituania, adonde huyó el martes, Tijanóvskaya llamó a una semana de manifestaciones pacíficas, incluida la marcha del domingo en Minsk justo una semana después de las elecciones.

La oposición ha convocado una de las mayores manifestaciones hasta la fecha en desafío a Lukashenko, quien calificó a los manifestantes de “ovejas” y criminales controlados por el extranjero.

AEV/FEW/EE (EFE, AFP)