Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Empresarios del El Salvador piden reabrir en mayo de forma gradual

La propuesta empresarial es abrir los negocios de manera paulatina entre mayo y agosto. El sector productivo reconoce la importancia de implementar todos los protocolos y bioseguridad. Los microempresarios afirman que no pueden seguir más tiempo sin ingresos. Para el sector privado pequeños negocios como los ubicados en los centros comerciales podrían comenzar a operar con los respectivos protocolos de bioseguridad, sobre todo porque ahí se puede controlar el ingreso. Foto EDH

Para el sector privado pequeños negocios como los ubicados en los centros comerciales podrían comenzar a operar con los respectivos protocolos de bioseguridad, sobre todo porque ahí se puede controlar el ingreso.

Pese a que los empresarios plantearon al gobierno reabrir el comercio de forma gradual cumpliendo medidas sanitarias para reactivar la economía a partir de mayo, el Ejecutivo no respondió a esa propuesta y siguen sin saber cuándo podrán volver a funcionar sus negocios. El presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada, Luis Cardenal, dijo que un posible reinicio gradual de los negocios es un punto que aún se encuentra en discusión.

“Hemos venido diciendo que se tiene que ir buscando la manera de ir abriendo las empresas de forma gradual. La reactivación es la única forma de que la economía y la industria no colapse y que las familias tengan ingresos y salarios nuevamente”.

Cardenal agregó que la gremial ha trabajo en una serie de protocolos de seguridad por sectores en los que las empresas se comprometen a garantizar la salud de los empleados, los cuales deben ser aprobados por el gobierno.

La directora de la Corporación de Exportadores de El Salvador (Coexport), Silvia Cuéllar, también mencionó que en las conversaciones con el Gobierno no se abordó el tema del inicio de operaciones de las empresas como tal.

“Sí se hicieron propuestas de hacerlo lo antes posible, pero ahí la palabra la tiene el Gobierno, ellos son los que han estado posponiendo eso y priorizando el tema de la salud, estimando que todavía no es tan seguro, por el contagio”, destacó.

El sector productivo ha insistido en su propuesta de un reinicio paulatino de las operaciones de las empresas y de que aquellas relacionadas con la producción y distribución de productos alimenticios, medicamentos y otros relacionados con la emergencia que no han parado, puedan alcanzar el 100% de sus operaciones. Pero siguen sin respuesta.

Esto contrasta con lo declarado anoche por el Secretario Privado de la Presidencia, Ernesto Castro, y la ministra de Economía, María Luisa Hayem, quienes dijeron que es urgente darles una respuesta a los micro y pequeños empresarios que están en problemas con sus negocios.

“Esa es la respuesta que necesita la gente del salón de belleza, de las pupuserías, las empresas pequeñas que no hallan qué hacer, esos pequeños empresarios que están diciendo cómo hacemos con nuestra gente…”, externó Castro, quien reprochó a los diputados por no discutir las medidas económicas que les presentaron ayer. Hayem añadió que es importante mantener el empleo y que eso está detrás de las iniciativas presentadas, ya que “hay personas, hogares, micro y pequeñas empresas que se han visto afectadas”.

Es más, dijo que son más de 200,000 trabajadores, así como 200,000 micro empresas afectadas por la paralización económica.

Sin embargo, los empresarios están pidiendo abrir sus negocios sin descuidar la salud de los empleados.

Cuéllar mencionó que como empresa privada tienen conciencia de que se debe cuidar a los colaboradores, las familias de sus empleados y a sus proveedores mediante protocolos de bioseguridad.

“Es insistente el poder ir abriendo porque de lo contrario lo que podemos tener es una economía maltrecha y eso es bastante negativo para el país, porque vamos a tener desempleo”, señaló Cuéllar.

El director ejecutivo de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), Jorge Arriaza, destacó que la reactivación paulatina de la economía debería comenzar ya en mayo, pues si se deja pasar más tiempo teme que haya pérdida de empleos. Y Cuéllar añadió que han propuesto que la reapertura sea gradual entre mayo y agosto.

Medidas fiscales serán de impacto positivo en corto plazo. Las medidas fiscales son las que más rápido tendrán impacto positivo en el quehacer productivo, opinan los empresarios, pues eso les va a asegurar que las empresas cuenten con liquidez. Cuéllar dice que pagarles los reintegros del IVA exportador a 30 días plazo les dará liquidez.

“Eso es lo que se necesita en este momento liquidez para poder mantener las operaciones para los empleados, pero más que todo a las Pymes”, destacó Cuéllar. Arriaza coincide con que las medidas les darán liquidez a las empresas por lo menos para que puedan cumplir con sus obligaciones, como el pago de salarios y otros gastos inmediatos. El sector industrial genera 200,000 empleos, de estos entre el 20 % y el 25 % se encuentran laborando en líneas de abastecimiento para hacerle frente a la crisis. Gradualmente lo que buscan es que comience a operar la industria textil y de confección, así como de plásticos y metal mecánica por el mantenimiento que hay que darles a las plantas de producción.

Plan de financiamiento. Arriaza destacó que es necesario que el Gobierno consiga los fondos para financiar el plan económico y luego ver cómo se pagará esa deuda. Cuéllar también considera que las demás medidas, como el financiamiento al sector privado, no serán con efecto inmediato, porque dependerá de préstamos, ya que el Gobierno no cuenta con los fondos. Para la empresaria, la colocación de estos fondos podría tomar hasta más de un mes.

El ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, ha reconocido que las condiciones para colocar el financiamiento no son fáciles y eso va a retardar un poco la colocación de los fondos. Guillermo Guido, presidente de Unión Mipyme, mencionó que para el sector de los pequeños empresarios esperar entre uno o dos meses es crucial poner en marcha las medidas porque eso puede significar que puedan seguir funcionando o que perezcan. Cuéllar afirma que no les han explicado cómo se aplicará el fondo para las mipymes. Fuentes explicó que dentro del plan hay fondos de apoyo para el sector agropecuario. “Estamos preparando un fideicomiso de seguridad alimentaria de entre $250 y $500 millones para garantizar la seguridad alimentaria, los países vecinos han dicho que todos los granos básicos se los van a quedar sus países”, dijo.

Fusades dice que no participó en acuerdo. FUSADES destacó que no fue convocada ni participó en la mesa del diálogo fue entre el Gobierno y la ANEP, pero esperan conocer los acuerdos de reactivación económica anunciados y tener accesos a los documentos oficiales que se presentaron ante la Asamblea Legislativa. Luego de conocer la información Fusades dará a conocer una opinión técnica sobre el acuerdo entre ambos sectores.

AEV/ELSALVADOR