Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

En El Salvador: Asamblea y Gobierno dictan más de 180 medidas en 31 días por coronavirus

Son 35 decretos publicados en marzo, los cuales contienen las restricciones para poder circular, movilizarse a trabajar, para la operatividad del comercio e industria, además de las disposiciones para hacer compras estatales en emergencia.

Ese drástico cambio que ahora experimentan y que ha generado un impacto negativo en los bolsillos de la gente, en las nuevas rutinas en sus casas y en la economía del país es consecuencia de al menos 37 decretos, de los cuales 35 fueron publicados en el Diario Oficial durante marzo

Aunque la vorágine de medidas para mitigar la crisis venidera por los contagios de Covid-19 comenzaron con el gobierno, a través del Ministerio de Salud, a finales de enero, fueron incrementados el mes pasado y han provocado prácticamente un apagón del comercio en la mayoría de rubros.

Los salvadoreños se han levantado cumpliendo una medida y se han ido a la cama con el anuncio de nuevas restricciones, luego de una cadena presidencial o de una plenaria legislativa.

Son más de 90 medidas solo en los 19 decretos y tres acuerdos Ejecutivos, aparte de las más de 90 disposiciones contenidas en los 15 decretos legislativos, aprobados hasta el 31 de marzo

Pero las medidas han tenido un impacto en actividades independientes. Abogados independientes también han externado su preocupación por el impacto que las medidas han tenido en su economía familiar, debido a la suspensión de las actividades judiciales. Abogados independientes también han externado su preocupación por el impacto que las medidas han tenido en su economía familiar, debido a la suspensión de las actividades judiciales

El cierre de negocios en San Salvador ha sido casi total debido a la cuarentena nacional que inició desde el pasado 14 de marzo.

En el último mes, millones de salvadoreños pasaron de su rutina diaria en los trabajos, estudios y el hogar al encierro parcial o total debido a las medidas dictadas tanto por la Asamblea Legislativa como por el gobierno ante la pandemia de coronavirus.

Desde no ver a sus familiares porque están guardando cuarentena en algún albergue o sentir el temor de salir de casa para no ser detenidos, incluso si va a comprar a la tienda, hasta pasar por la preocupación si la empresa en la que trabaja seguirá en pie el otro mes y si recibirá el salario con el que contaba para seguir pagando estudios de sus hijos, la alimentación y las deudas adquiridas antes de la pandemia, son parte de los efectos de las medidas aprobadas hasta la fecha.

Las medidas dirigidas al sector comercio e industria tienen en aprietos a cientos de empresas que han tenido que cerrar operaciones ante las órdenes Legislativas y Ejecutivas.

Los decretos legislativos 593 y 594 así como como los decretos Ejecutivos 7, 9, 10, 11 y 14 (el cual sustituyó al 12) son los que más impacto han causado en micro, pequeñas y medianas empresas, debido a las restricciones que contemplan, ya que por un lado las obliga a cerrar negocios y por otro a mantener los salarios de los colaboradores aún sin percibir ingresos.

El primer decreto establece que no podrán ser despedidos los trabajadores bajo cuarentena luego de su regreso al país o los que se les imposibilite regresar al trabajo por restricciones migratorias, y que debe garantizar la estabilidad laboral hasta por tres meses después de la cuarentena, entre otras disposiciones.

El segundo decreto legislativo ha obligado a miles de empleados y de trabajadores por cuenta propia a quedarse en sus casas; los primeros con la opción de hacer teletrabajo, lo que ha hecho que la producción en la mayoría de los casos disminuya en los negocios para los que trabajan, y en el caso del otro grupo simplemente se han quedado sin percibir ingresos cuando muchos de ellos ganan para subsistir cada día.

En el caso de los otros cinco decretos emanados del gobierno central, a través del Ministerio de Salud, causaron un golpe aún más fuerte en negocios que no cuentan con grandes capitales y de cuyos ingresos mensuales dependen sus trabajadores, como el caso de comedores, pupuserías, pequeños restaurantes, gimnasios, talleres, ventas de repuestos, ferreterías, micro negocios en plazas comerciales o mercados, entre otros.

La Cámara de Comercio e Industria difundió una encuesta realizada a 300 empresas del sector servicios, industria y comercio, y el resultado refleja que siete de cada diez consultadas estimaban una baja en sus ingresos por la emergencia del Covid-19 solo durante la primera semana de la emergencia.

El 38% de las consultadas dijo que había sufrido reducción de operaciones y 22% aumento de costos, entre otras dificultades. El 91% de las encuestadas son microempresas.