Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Fondo Monetario Internacional (FMI) dio a conocer sus perspectivas de crecimiento del mundo y destaca a algunos países de América Latina.

Perú fue el país que más sobresalió en términos de crecimiento, puesto que se estimó que para este año su economía debería mostrar un alza de 3,7% y para el próximo de 4,1%. Además de este país, Colombia fue el segundo que mostró cifras más saludables, teniendo en cuenta que para este año se prevé un crecimiento de 3,4% y para 2020 uno de 3,7%. Así mismo, Chile fue el otro país -de los siete que tuvo en cuenta el FMI- en mostrar una posibilidad de avance de más de 3% para este año; las estimaciones indican que el crecimiento económico sería de 3,2% y 3,4% para 2019 y 2020, respectivamente.

Argentina y Venezuela fueron dos economías de las que se estimó una caída en este año. En el caso de Argentina, el decrecimiento sería de 1,3% a final del año. Sin embargo, el próximo se vería un repunte de 1,1%. Por parte de Venezuela, la baja de su economía sería aún mayor: 35% a cierre de 2019. Frente al próximo año, aún se espera un decrecimiento económico en el vecino país, el cual se estima en -10%.

Como se conoció la semana pasada, se calcula que el crecimiento en América Latina será el más bajo entre las regiones del mundo: 0,6% a cierre de este año. Ahora bien, si no se tiene en cuenta el dato de Venezuela esta cifra sería de 1,3% para este año. Para el próximo, el crecimiento apuntaría a 2,3% con Venezuela y a dos puntos porcentuales más excluyendo a esta economía.

México ha tenido una desaceleración de economía y se rebajó la proyección del 2019 a 0.9% y para el 2020 el FMI proyecta un 1.9%.

En este contexto mundial el FMI pronostica un crecimiento de 3,2% para 2019, con un repunte a 3,5% en 2020 (0,1 puntos porcentuales menos que lo proyectado para ambos años en el informe WEO de abril). Los datos sobre el PIB en lo que va del año, sumados a una moderación general de la inflación, apuntan a una actividad mundial más débil de lo previsto. La inversión y la demanda de bienes de consumo duraderos han sido moderadas en las economías avanzadas y de mercados emergentes, dado que las empresas y los hogares continúan postergando el gasto a largo plazo. Por consiguiente, el comercio mundial, que es intensivo en cuanto a maquinaria y bienes de consumo duraderos, sigue siendo flojo. El repunte del crecimiento proyectado para 2020 es precario, y supone la estabilización de las economías de mercados emergentes y en desarrollo que están atravesando tensiones y avances hacia la resolución de las diferencias en torno a políticas comerciales. Ver informe completo en Español: https://www.imf.org/es/Publications/WEO/Issues/2019/07/18/WEOupdateJuly2019

 

 

[sform id=’1498′]