Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Guatemala enfrenta dificultades y menos conectividad con mercados externos y productos más caros por falta de inversión portuaria

El Puerto Santo Tomas ha dejado de operar de mediados de julio, ya las principales empresas que transportan carga marítima por ese puerto suspendieron sus operaciones por la ruta directa hacia Europa, lo cual podría elevar entre 20% y 25% los costos de las importaciones y exportaciones.

Después de seis décadas de mantener en operación la ruta directa hacia los puertos europeos, las principales empresas navieras que salen desde el Puerto Santo Tomás de Castilla en Izabal como Maersk, Hamburg Sud, MSC, CMA-CGM, Hapas Lloyd y Sea Trade, decidieron no volver a operar la ruta en cuestión, quedando solo una compañía con un barco para transporte multipropósito como opción para trasladar carga a Europa.

Las empresas argumentan que retiraron la ruta directa debido a que los tiempos no son eficientes, y al exceso de burocracia en las gestiones y situaciones laborales. Otro de los factores que influyeron en la decisión es que el 1 de enero de 2020 entrarán en vigencia nuevas disposiciones de regulación ambiental para los buques y lo que elevaría los costos.

Elieser Castellanos D´Bourg, presidente de la Asociación Nacional de Navieros de Guatemala (Asonav), explicó a Prensalibre.com que “… ninguna de las principales compañías está embarcando o desembarcando desde la Empornac hacia Europa, y se efectúa transbordo con otras terminales para su destino (y viceversa). No significa que se pierda el volumen de carga marítima –entre ambos bloques–, sino que encarecerá los costos en promedio en un rango del 20% al 25%, tanto para importaciones y exportaciones.”

Según información de las empresas consultadas, las mercancías guatemaltecas se estarán destinando al Puerto Moín, en Costa Rica, como brazo logístico de Centroamérica para los servicios marítimos directos a Europa. Es decir que en un barco pequeño y de menor calaje trasladarán los bienes a esa terminal y de ahí vendrá otro con mayor capacidad a recoger o entregar las cargas. Esta medida también afectará a los bienes de El Salvador, Honduras y Nicaragua que tengan como destino final los puertos europeos.”

La suspensión de la ruta directa a Europa, se da en el contexto en el que las autoridades del puerto marítimo proyectan la ejecución de obras durante los siguientes cinco años, como lo son la construcción de una terminal para cruceros, una para granel sólidos y líquidos, y otra para contenedores.

 

AEV/Varios

[sform id=’1498′]