Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

La caída de COVID-19 en el comercio minorista y recreativo tiene una larga cola, que crea un arrastre en la recuperación en los países desarrollados

Los datos de GPS de los teléfonos celulares muestran que las restricciones impuestas por el gobierno sobre el movimiento físico en el punto álgido de la pandemia COVID-19 causaron una fuerte disminución en los viajes a tiendas minoristas y lugares de recreación de entre 40 y 90 por ciento. El impacto ha sido más fuerte en Francia, que también ha visto el repunte más fuerte en movilidad en las últimas semanas. La movilidad disminuyó menos en los Estados Unidos y Japón y actualmente está menos del 20 por ciento por debajo de los niveles de febrero en ambas naciones. Por el contrario, los movimientos en el Reino Unido siguen siendo más del 50 por ciento inferiores a los niveles de febrero. Los datos en el cuadro muestran claramente que, en todos los países, la caída inicial en el tráfico a las tiendas y el entretenimiento fue rápida. Sin embargo, el rebote hacia los niveles pre pandémicos lleva mucho más tiempo, incluso después de que se levanten las restricciones.

Esta es una razón por la cual el repunte de la actividad económica ha sido limitado. Una segunda ola de COVID-19 puede no limitar la movilidad en la misma medida que en marzo y abril, pero estos datos son un buen recordatorio de que cerrar es más fácil que abrirse. Incluso cuando se levantan las restricciones, el estancamiento persiste cuando los consumidores dudan en volver a comprometerse con la economía.

 

AEV/THE CONFERENCE BOARD