Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

La “ola del populismo” parece estarse debilitando a nivel mundial

Actual gobierno populistas como el de Venezuela, Nicaragua y Bolivia en América Latina enfrentan serios problemas de deterioro y aversión. El gobierno de Luis Manuel López Obrador de México parece navegar en aguas turbulentas. En el resto del mundo muchas elecciones recientes han sido notables para el éxito de los candidatos anti-sistema o posiciones: Donald Trump como presidente de Estados Unidos de América y el gobierno M5S-Lega en Italia y en el referéndum Brexit (Reino Unido) todos vienen enfrentan duros reveses.  Esto ha llevado al tema del populismo en los últimos años se haya convertido en dominante en la política, pero algunas elecciones recientes han demostrado que están tendencias globales pudieran revertirse.

Durante el mes de abril 2019, una serie de grandes elecciones de diversas maneras han seguido esta tendencia. En Indonesia, país de mayoría musulmana más grande del mundo, el presidente en ejercicio moderado obtuvo una victoria fácil contra un oponente militar-populista. Aunque algunos informes de la elección en las inmediaciones de Australia interpretaron como una victoria de la derecha populista, de hecho, el resultado fue que el gobierno de centro-derecha correspondiente consiguió reelegirse, con un pequeño giro hacia él y una ganancia neta de 4 asientos. Los partidos populistas de derecha ganaron sólo el 6% de los votos. En la India, el titular del partido Bharatiya Janata también fue reelegido con un aumento del voto, aunque esto era sobre todo a expensas de los partidos regionales y de casta, como la oposición del Congreso también aumentó un pequeño recuento de los asientos. Una elección grande donde anti-sistema candidatos lograron avances fue porque, para el Parlamento Europeo, aunque las ganancias fueron menores de lo esperado y los principales partidos juntos todavía tienen una mayoría modesta.

En este sentido, la política mundial es demasiado compleja y diversa como para convivir en una sola tendencia electoral y que coincida con una directriz más o menos alineada a objetivos y políticas ideológicas comunes o coincidentes. Pero estas recientes serie de importantes elecciones sugiere que la ola de “populismo” que parecía tan fuerte hace dos años puede estar debilitándose emergiendo signos políticos que miran en el problema del calentamiento mundial, la pobreza, la inmigración y sobretodo la guerra comercial mundial son signos de un profundo deterior y posible colapso mundial que es necesario atender y evitar.

Fuente: Análisis Eco-Vision.