Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

La política exterior de Alemania de la gran coalición se desmorona

El nuevo dúo izquierdista del partido socialdemócrata sigue generando divisiones al frágil Gobierno de Angela Merkel, ahora en asuntos de política exterior. Con esto, el rol mundial de Alemania sería aún más indefinido.

Alemania comienza a parecerse a un alma perdida buscando su rol en este escenario mundial, en temas de política exterior. Las crecientes divisiones entre los partidos conservadores de la Unión (CDU/CSU) y los socialdemócratas (SPD) sobre la política exterior y defensa siguen generando incertidumbre.

A principios de diciembre, en la conferencia anual del SPD, el discurso dado por la nueva dirección socialdemócrata, que los declaró como un partido antimilitarista, recibió un entusiasta aplauso. El colíder del SPD, Norbert Walter-Borjans, se mostró en contra de la “militarización de la política exterior”, refiriéndose a los despliegues en el extranjero de las Fuerzas Armadas alemanas.

Sin mencionarla directamente, las palabras de Walter-Borjans fueron un golpe para la ministra alemana de Defensa, y líder del partido conservador democristiano (CDU), Annegret Kramp-Karrenbauer, quien había pedido un aumento de presencia del Ejército alemán en el extranjero. El ministro de RR. EE. alemán, el socialdemócrata Heiko Maas, se sumó a las críticas y afirmó que tratar de crear paz a través de la militarización no funciona.

“Nosotros (Alemania) tomamos responsabilidades. Pero lo asumimos, maldita sea, cuando se trata de asegurar una paz duradera en una mesa de negociación. Porque ahí es donde la paz está asegurada, y no en los campos de batallas de este mundo”, dijo Maas.

Desde que los líderes del SPD tomaron rápidamente las riendas de la política exterior y de defensa, Walter-Borjans también ha criticado a AKK -como se conoce a la ministra de Defensa- por su promesa de intentar gastar el 2% del Producto Interno Bruto (PIB) de Alemania en defensa para 2024.

El primer gobierno democrático que hubo en Alemania Federal tras la Segunda Guerra Mundial fue liderado por el dirigente de la Unión Cristianodemócrata Konrad Adenauer, quien formó alianza con los liberales (FDP) y el desaparecido Partido Alemán (DP, conservador). Cuando la CDU/CSU volvió a ganar las elecciones 4 años más tarde, Adenauer mantuvo los mismos socios de coalición.

En la cumbre de la OTAN 2014 en Gales, los miembros acordaron que cada uno gastara el 2% de su PIB en defensa en un plazo de 10 años. Ahora, a mitad de camino, para despecho de otros Estados miembros, Alemania está gastando alrededor de un 1,4%.

No obstante, a pesar de la promesa de AKK para alcanzar el objetivo, las perspectivas de alcanzar el 2% están disminuyendo. Ante una economía impredecible y la disminución de los ingresos fiscales, hay poco margen de maniobra.

El colíder de SPD dijo que es tarea de los socialdemócratas “hacer todo lo posible para asegurar que la locura del aumento del armamento” no continúe en el mundo. “Sí al equipo, no a más armas”, añadió Walter-Borjans.

AEV/DW