Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

La reina Isabel II de Inglaterra expuso ayer las prioridades del Ejecutivo, que el Partido Laborista tildó de “farsa y montaje electoral”

La reina Isabel II de Inglaterra expuso las prioridades del Ejecutivo en el tradicional acto de apertura del Parlamento del Reino Unido. A sus 93 años, Isabel II presidió desde el trono en la Cámara de los Lores la ceremonia de apertura del nuevo periodo de sesiones, a la que asistieron el príncipe Carlos y su esposa, Camilla; Stanley Johnson -padre del primer ministro- y la novia de este, Carrie Symonds.

A instancias del Gobierno, la monarca expuso las prioridades del Ejecutivo en el tradicional acto de apertura del Parlamento, que el Partido Laborista tildó de “farsa” y “montaje electoralista” por parte de Johnson con vistas a unas posibles elecciones anticipadas.

Al carecer Johnson de mayoría parlamentaria tras la pérdida de numerosos diputados, es improbable que el líder conservador llegue a impulsar los veintiséis proyectos de ley incluidos en el Discurso, entre los cuales destacan el de salida de la Unión Europea (UE) y un nuevo sistema de inmigración.

No obstante, el primer ministro británico, Boris Johnson, defendió ayer su agenda legislativa para después del “brexit”, detallada en el Discurso de la Reina, entre críticas de la oposición de que ha usado a Isabel II para hacerse propaganda electoral.

El primer ministro, que llegó al poder en julio sin pasar por las urnas, reclama comicios generales, pero la oposición ha dicho que solo los apoyará cuando quede descartado de facto un “brexit” sin pacto en la fecha prevista del 31 de octubre.

Al defender después su programa en la Cámara de los Comunes, que deberá votarlo en un máximo de seis días, Johnson instó a “cumplir” la salida de la UE en el plazo previsto y prometió convertir al Reino Unido “en el mejor lugar de la Tierra” después del “brexit”.

Afirmó que potenciará una economía “con mucho comercio e impuestos bajos”, con el objetivo de “crear una nueva era de oportunidad” para los británicos.

AEV/EFE