Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Las implicaciones de expulsar a salvadoreños que ayudaron a construir Washington, D. C. en EE.UU

Cientos de miles de obreros provenientes de El Salvador han trabajado en los túneles de aguas pluviales, nuevas líneas de metro y estaciones de tren en la capital estadounidense. Sin embargo, la revocación del Estatus de Protección Temporal (TPS) por parte del gobierno estadounidense, que les permitía a estos migrantes salvadoreños vivir y trabajar en el país, ahora pone en peligro de deportación a quienes establecieron cimientos en la sede del gobierno federal y que habían tenido un estatus legal por décadas. Contratistas y líderes sindicales alertan que esas posibles deportaciones tendrían graves repercusiones económicas.

Ahora, estos trabajadores corren el riesgo de perder su empleo y ser expulsados de Estados Unidos. Se encuentran entre los 400.000 migrantes de seis naciones cuyos estatus legales de inmigración, otorgados debido a la violencia o los desastres ambientales en su tierra natal, fueron revocados el año pasado por el gobierno del presidente Donald Trump, que argumenta que las condiciones en esos países han mejorado lo suficiente como para que regresen. La decisión del gobierno tendrá repercusiones económicas en otras ciudades, pero pocas la resentirán de manera tan directa como Washington. Aproximadamente, una quinta parte de los trabajadores de construcción de la capital está aquí debido al programa, conocido como Estatus de Protección Temporal (TPS).

AEV/NYT