Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Las principales cosas que se debe saber sobre la Dexametasona, el medicamento que ha salvado la vida de enfermos graves de COVID-19

El descubrimiento de un grupo de médicos británicos ha llenado al mundo de esperanza: la Dexametasona, un medicamento que usualmente se usa en casos de inflamación, ha salvado la vida de enfermos graves de COVID-19.

Se trata de un fármaco corticostereoide que disminuyó el riesgo de muerte hasta en 30 por ciento, de pacientes graves de coronavirus conectados ya a un respirador artificial.

Lo que debes saber sobre la Dexametasona

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU, este fármaco es similar a una hormona natural que producen las glándulas suprarrenales. Se prescribe cuando el organismo no produce la cantidad suficiente de esta sustancia de manera natural.

  • La Dexametasona se utiliza desde la década de 1960 para aliviar la inflamación en el cuerpo y para tratar algunas formas de artritis y problemas en la piel, los riñones, los ojos, la sangre, la tiroides y los intestinos, así como alergias severas, asma y hasta ciertos tipos de cáncer.
  • Este medicamento ha logrado detener la sobrecarga del sistema inmunológico, que genera una tormenta de citoquinas con resultados fatales, en pacientes graves de COVID-19. Científicos de la Universidad de Oxford administraron Dexametasona a 2,000 enfermos de coronavirus hospitalizados con respiradores artificiales y observaron que salvó una vida de cada ocho; mientras en quienes sólo necesitaban oxígeno, salvó una de cada 25 vidas.
  • Se vende en forma de tabletas o solución líquida para consumirse vía oral. Su costo es de aproximadamente siete dólares por día, y los expertos de Oxford proporcionaron un tratamiento de 10 días, pero su uso y dosificación debe ser dictado por un profesional médico.
  • La Dexametosona debe utilizarse con mucho cuidado. Es indispensable seguir al pie de la letra las instrucciones del médico, respetar con exactitud las dosis prescritas y no dejar de consumirlo repentinamente. El doctor decidirá cómo reducir las dosis gradualmente para permitir que el cuerpo se acostumbre antes de suspenderlo, en definitiva.
  • Este corticostereoide puede causar efectos farmacológicos secundarios si se mezcla con otros medicamentos, especialmente anticoagulantes, diuréticos, anticonceptivos y vitaminas. El médico tratante debe saber todos los medicamentos que se consumen antes de prescribir Dexametasona. No es compatible con el embarazo.
  • Algunos efectos secundarios de la Dexametasona pueden ser: irritación y malestar estomacal, dolor de cabeza, vómitos, insomnio, mareos, depresión, ansiedad, acné, menstruaciones irregulares o ausentes, moretones que se desarrollan con facilidad y aumento en el crecimiento del cabello.

AEV/R.Medical