Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Nobel de Economía de 2019 destacan sus trabajos en luchar contra la pobreza global

El premio Nobel de Economía de 2019 es para el indio Abhijit Banerjee, la francesa Esther Duflot y el estadounidense Michael Kremer, anunció este lunes en Estocolmo la Real Academia de las Ciencias de Suecia. Los tres investigadores tienen nacionalidad estadounidense y trabajan en Estados Unidos, desarrollando su trabajo en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y en la Universidad de Harvard. Y en algunos casos han realizado trabajos conjuntos sobre el tema de la pobreza.

Según el comunicado de la Academia sueca, los tres académicos premiados han introducido nuevas aproximaciones para buscar los mejores caminos para luchar contra la pobreza global, concentrándose en aspectos concretos y manejables como, por ejemplo, la búsqueda de las intervenciones más eficaces para mejorar la salud infantil o la educación. Con esta concentración en campos concretos, y una aproximación experimental, los investigadores han encontrado métodos más eficaces para resolver problemas específicos.

“Los galardonados de este año han introducido un nuevo enfoque para obtener respuestas fiables sobre las mejores formas de combatir la pobreza mundial”, dijo la Academia sueca en un comunicado.

Kremer y sus colegas, a mediados de la década de 1990, demostraron la eficacia que pueden tener esas aproximaciones experimentarles utilizando experiencias de campo para evaluar una serie de intervenciones que pudieron mejorar los resultados escolares en oeste de Kenia, como destacó la Academia, aunque también ha estudiado el desarrollo en países de Latinoamérica. Banerjee y Duflo, con frecuencia en cooperación con Kremer, han realizado estudios similares en otros campos y en otros países.

Así, por ejemplo, como resultado directo de uno de los estudios, más de cinco millones de niños en India se han visto favorecidos por programas para mejorar el rendimiento escolar. Otro ejemplo son los subsidios para programas preventivos en salud en algunos países.

AEV/EFE