Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Reinventado un sistema educativo más equitativo y resiliente durante y después de la pandemia

La pandemia de COVID-19 ha revolucionado los sistemas escolares de todo el mundo. El ritmo ha sido frenético, ya que los sistemas han tenido que hacer frente al aprendizaje remoto de la noche a la mañana, planificar si reabrir las escuelas y cómo reabrirlas en medio de circunstancias epidemiológicas cambiantes, y apoyar a los estudiantes académica y emocionalmente. El alcance del desafío hasta ahora ha dejado poco tiempo para una reflexión más profunda.

Sin embargo, las crisis a menudo crean una oportunidad para un cambio más amplio, y a medida que los sistemas educativos comienzan a tomar decisiones sobre inversiones para el nuevo año escolar, es importante dar un paso atrás y considerar el imperativo a largo plazo de crear un mejor sistema para cada niño más allá de la pandemia.

El proceso comienza con una pregunta clave: ¿Qué estamos tratando de lograr, para quién, cuándo y con qué estándares?

Las investigaciones de expertos muestran que los sistemas escolares de alto rendimiento pueden variar significativamente en los planes de estudio, las evaluaciones, el comportamiento de los maestros e incluso los resultados deseados. Lo que los une es un enfoque en la excelencia para cada niño, independientemente de su raza, género, nivel de ingresos o ubicación. Ese valor fundamental debería informar las áreas a mantener en nuestros sistemas actuales y dónde innovar para crear una educación más eficaz y equitativa para todos.

Si bien un mayor uso de la tecnología en la educación puede ser inevitable, la tecnología nunca reemplazará a un gran maestro. De hecho, un solo profesor puede cambiar la trayectoria de un alumno.

La pandemia de COVID-19 está impulsando a los educadores a acelerar nuevos modelos de aprendizaje e innovar más allá del aula. Los encierros obligaron a los estudiantes de todo el mundo a aprender desde casa, lo que resultó en un aumento dramático en el uso de herramientas en línea, como videoconferencias, plataformas de gestión del aprendizaje y herramientas de evaluación. En un mes, Google Classroom duplicó su número de usuarios y Khan Academy vio un aumento de 20 veces en los registros de padres. Al mismo tiempo, la pandemia ha puesto de relieve e incluso exacerbado muchas de las desigualdades en el sistema escolar, desde el entorno de aprendizaje en el hogar hasta el acceso a dispositivos, Internet y educación de alta calidad.. Ahora existe tanto la voluntad política como un sentido de urgencia para asumir el desafío de arreglar modelos de prestación de servicios que ya no funcionan desde hace mucho tiempo. Aplaudimos ese instinto.

De esta manera los Expertos sugieren que los sistemas escolares vuelvan a comprometerse con cuatro principios básicos y consideren ocho ideas para la innovación (figura). Aunque pueda parecer abrumador, ahora es el momento de empezar a reinventar el futuro de la educación.

 

AEV/Por Jake Bryant, Emma Dorn, Stephen Hall y Frédéric Panier