Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Tesla es la empresa automovilística más valorada del mundo por encima del Toyota

Recientemente, Tesla ha conseguido un hito histórico en sector automovilístico y es convertirse en el fabricante de mayor valor bursátil global, después de que sus acciones alcanzarán máximos históricos y superararan a la veterana Toyota.

A día de hoy, Tesla supera en capitalización de mercado a Toyota ya que está valorada en 253.000 millones de dólares frente a los 205.000 millones del fabricante japonés. Este no es el único dato escalofriante que se recogen de las valoraciones actuales, y es que Tesla ahora vale más que el valor combinado de General Motors, Volkswagen, Ford, Fiat y Daimler.

Y es que a pesar de la crisis del COVID-19, se ha visto un aumento meteórico en las acciones de Tesla de un 190% desde que se inició el 2020. Esto pone de relieve las altísimas expectativas existentes por parte de los inversores en el futuro de los vehículos eléctricos el paso de Tesla de un fabricante de automóviles de nicho a un líder mundial.

Este cambio de expectativas está fundamentado en qué tras años de numerosas pérdidas, Tesla ha conseguido registrar tres trimestres consecutivos de rentabilidad desde el tercer trimestre de 2019 e, incluso, llegó a sorprender a los inversores con sólidas entregas en el primer trimestre, cuando el COVID-19 se empezó a expandir por Europa.

Además, los inversores ven más en Tesla una empresa tecnológica que un fabricante de coches. La prueba es que las acciones del grupo eléctrico casi se han triplicado en lo que va del año, mientras que los valores de los fabricantes de automóviles establecidos han caído debido al impacto de la pandemia mundial de coronavirus. Las acciones de Toyota han caído más del 12% desde principios de febrero, ya que se vio obligada a cerrar fábricas y presentaciones en todo el mundo.

 

Hay otro factor a tener en cuenta. Si Tesla logra otro trimestre positivo encadenando cuatro positivos con números negros, tiene muchas papeletas para entrar en el índice bursátil S&P 500, lo que desataría las compras de los fondos índices que deberían ponderar Tesla en su estructura de inversión. Con esta visión, muchos inversores ya están descontando esa realidad de flujos futuros.

AEV/SALMON