Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Universidad Nicaragüense Paulo Freire (UPF) toma en serio la pandemia COVID-19 y procede a hacer transformaciones para proseguir la enseñanza y el desarrollo de la Academia

Ante la amenaza latente de la propagación del Coronavirus en país (Nicaragua) podría sumergirse en una situación crítica ante el efecto pandémico del coronavirus. Razón principal para que la Universidad Paulo Fraire (UPF) a través de su Rector Dr. Adrián Meza, haya tomado la decisión de comunicar el día de hoy (07/04/20) a la Comunidad Docente y Universitaria la tajante necesidad hacer saltos cualitativos en el proceso de la enseñanza utilizando los medios tecnológicos modernos para proseguir, mejorar y profundizar la educación en un contexto futuro de una prolongada convivencia con el COVID-19. 

La decisión fue valorada de antemano por las autoridades de la Universidad a pesar de que en el país aún no se manifiesta con fuerza la propagación del COVID-19. Pero, las expectativos es que la pandemia se podría difundir ampliamente en el país ante las debilidades que ostenta el sistema sanitario nicaragüense, la sumersión de gran parte de la población en pobreza y la situación de crisis política a partir de 2018 que ha afectado al 68.7% de la población ocupada la que trabaja en la informalidad o cuenta propia y está expuesta adquirir y trasmitir la enfermedad. Segmento poblacional que no cuenta con medidas alivio y que por su estado de pobreza ve obligada a desarrollar sus actividades a pesar de la seria amenaza de la enfermedad.  

Según las cifras oficiales del Ministerio de Salud no pasan de 6 las personas las afectadas, pero los casos están aumentando y recientemente y la Organización Mundial de la Salud advirtió al Gobierno de Nicaragua, del riesgo que está corriendo el país a la falta de consecuencia con las medidas estándar que han sido practicadas por otros países, que han dado buenos resultados para evitar una proyección mayor de contagio.

Nicaragua es un país con una población de 6.5 millones de habitantes y la capacidad hospitalaria del país es una de las pobres del mundo. Según el Ministerio de Salud, la potencialidad de contaminación del virus podría ser de 32,600 persona durante seis meses, algo que muchos especialistas y epidemiólogos consideran una cifra ridícula.  El sistema sanitario es muy débil y las Unidades de Cuidados Intensivos no pasan de 500 camas y 80 ventiladores de aire para pacientes graves.

AEV/Alejandro Arauz L.