Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Alemania se ha convertido en el ejemplo europeo de gestión ante el coronavirus

Mientras que algunos países europeos han enfrentado problemas en la gestión de la crisis, “tratando de identificarla como un shock externo de la cual no hay responsabilidades internas y que simplemente el país” (virus provenía de China) se ha visto afectado por una gran oleada de infectados y muertes, sí embargo para analistas y especialistas que constantemente dan seguimiento a la pandemia han observado ejemplos de gestión verdaderamente eficiente en Alemania durante esta crisis. “ Hemos nombrado a Corea del Sur como el país ejemplar por excelencia para combatir mediante una política de test masivos que le permitió un confinamiento selectivo, pero si hay que hablar de un país europeo verdaderamente solvente en su gestión, hay que citar a Alemania”.

El gobierno alemán ha sido eficiente en la gestión de la crisis que al final repercute en los datos económicos. Mientras que, según la Comisión Europea, Alemania se verá abocada a una recesión con una caída del PIB del 6,5%, España sufriría un hundimiento de su economía del 9,4%, el peor dato de la UE, solo superado por Italia (contracción del 9,5%). De igual manera las demás economías sufrirán contracciones profundas.

Actualmente el total de casos por población en Alemania se acumulan al día 24/05/20 un total de 2.100 casos por millón de habitantes, mientras que otros países y por ejemplo en España hay más que doblado esa cifra hasta 4.962 casos por millón de habitantes. También las cifras de muertes revelan una gran diferencia entre Alemania y España. Mientras que Alemania ha acumulado un total de 95 muertes por millón de habitantes, España ha disparado esta cifra hasta los 594 fallecidos por millón de habitantes, seis veces más que las cifras alemanas.

La clave, según los especialistas, es que el número de camas hospitalarias vinculadas a su población era satisfactorio en Alemania a diferencias de otros países de la zona. El sistema sanitario alemán contaba con 8,7 camas por cada mil habitantes, nada que ver con el de España se posicionaba con 2,97 camas hospitalarias. Esto concedía a Alemania un mayor margen de maniobra para gestionar la demanda sanitaria por los infectados y que, consecuentemente, la tasa de mortalidad fuera notablemente inferior.

Pero no solo están el número de camas detrás del éxito. Alemania acometió una gestión rápida para contener la propagación del COVID-19. Cuando vio que Italia empezaban a brotar los casos y, sin tener casos confirmados presentes, se puso a cerrar todas las escuelas en todos los niveles (28 de febrero). Eso fue posible porque había detrás un protocolo de actualización.

También fue uno de los países que más rápido lanzó la recomendación de la cancelación de los eventos públicos, cuando se inició el mes de marzo. Asimismo, hubo coordinación desde el gobierno alemán para lanzar campañas públicas para enfatizar la prudencia y así, concienciar a la población. En último lugar, lo más importante, la identificación vía test. Alemania ha liderado en Europa la relación de pruebas diagnósticas por población. Alemania juntamente con Corea del Sur, eran los países que implementaban la política de test masivos. La realización test por población a escala reflejaba una ratio de 1,49 por 1.000 habitantes a principios de marzo.

Las medidas fiscales alemanas para contrarrestar el golpe tampoco se hicieron esperar. Alemania se encontraba con una situación de equilibrio presupuestario, a diferencia de otros países de la zona que incluso el año pasado incrementó su déficit hasta el 2,8%. Este rigor presupuestario que le ha permitido reducir la ratio deuda pública sobre PIB, le concede un margen de maniobra para que, en una situación especialmente compleja como la presente, pueden ahondar en un déficit perfectamente manejable. Asi, entre las medidas adoptadas, el gobierno federal alemán adoptó un presupuesto suplementario de 156.000 millones (4,9% del PIB) que incluye: gasto en equipos de atención médica, capacidad hospitalaria y desarrollo de la vacuna), un mayor acceso a subsidio de trabajo a corto plazo (Kurzarbeit) para preservar los empleos y los ingresos de los trabajadores, beneficios de cuidado infantil ampliados para padres de bajos ingresos y un acceso más fácil al apoyo de ingresos básicos para los trabajadores independientes. También se han puesto encima de la mesa 50.000 millones de euros en subsidios para pequeñas empresas propietarios y trabajadores por cuenta propia gravemente afectados por el brote de COVID-19, además de los aplazamientos de impuestos sin intereses hasta fin de año, duración temporal ampliada del seguro de desempleo y beneficios parentales.

Al mismo tiempo, a través del recién creado fondo de estabilización económica (FSM) y el banco de desarrollo público KFW, el gobierno está ampliando el volumen y el acceso a garantías públicas para empresas de diferentes tamaños y aseguradores de crédito, algunos elegibles para garantías de hasta el 100%, aumentando el volumen total en al menos 757.000 millones (23% del PIB).

Además del paquete fiscal del gobierno federal, muchos gobiernos estatales (Länder) han anunciado sus propias medidas para apoyar sus economías, por un monto de 48.000 millones en apoyo directo y 73.000 millones en garantías de préstamos a nivel estatal.

AEV/SALMON


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*