Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

América Latina retrocederá veinte años en bienestar social por el efecto Covid-19

En un reciente informe de la CEPAL (21/04/20). En ese contexto, la tasa de pobreza aumentaría 4,4 puntos porcentuales durante 2020, al pasar del 30,3% al 34,7%, lo que significa un incremento de 28,7 millones de personas en situación de pobreza. Por su parte, la pobreza extrema crecería 2,5 puntos porcentuales, pasando del 11,0% al 13,5%, lo que representa un incremento de 16 millones de personas.

También se deterioraría la distribución del ingreso. El aumento del desempleo resultaría en un incremento del índice de Gini de entre un 1% y un 2%, sin considerar el aumento adicional que provendría de la una caída en los ingresos del empleo que afecte en mayor medida a los hogares de menores recursos.

La desigualdad de género se acentuará con medidas como el cierre de las escuelas, el aislamiento social y el aumento de personas enfermas, pues aumentará la sobrecarga de trabajo no remunerado de las mujeres.  Con la caída del 5,3% del PIB y el aumento del desempleo en 3,4 puntos porcentuales tendrían un efecto negativo directo sobre los ingresos de los hogares y su posibilidad de contar con recursos suficientes para satisfacer las necesidades básicas.

La proyección agregada del PIB para 2020 que hace la CEPAL difiere en algunos puntos la del FMI, sin embargo, la convergencia de efectos es semejantes.  Así, según la CEPAL la economía de economía de América Latina y el Caribe sufrirá una contracción de la actividad del 5,3% en 2020, lo que generará alrededor de 30 millones de más de pobres. Según el informe para América del Sur, se prevé una caída del 5,2%; siendo los países más afectaos Chile, el Brasil, el Perú y el Uruguay que destinan a China más del 20% de sus exportaciones (más del 30% en el caso de Chile).  También esta región se verá afectada por la baja en los precios de los productos básicos.

La interrupción de las cadenas de valor impactará con mayor intensidad en las economías brasileña y mexicana, cuyos sectores manufactureros son los mayores de la región. Para el Brasil, se prevé una caída del 5.2% y para México una caída del 6,5%.

Para las economías de Centroamérica, se espera una caída menor (2,3%). Los menores precios de los productos básicos no tendrán un efecto fuerte ya que son importadoras netas de alimentos y energía. Sin embargo, sí tienen fuertes efectos negativos la caída del turismo y la reducción de la actividad de los Estados Unidos, que es el principal socio comercial y la mayor fuente de inversión extranjera directa y remesas de esta región.

Las economías del Caribe tendrían una caída del 2,6%, marcadamente impulsada por la reducción de la demanda por servicios turísticos, que son intensivos en trabajo.

Sin embargo, el impacto más contundente por el efecto de la Pandemia son los indicadores laborales cuya proyección también anticipan un importante deterioro.  La tasa de desempleo se ubicaría en torno al 11,5%, un aumento de 3,4 puntos porcentuales con respecto a 2019 que registro el 8,1%. Así, el número de desempleados de la región llegaría a 37,7 millones, lo que implicaría un aumento cercano a 11,6 millones con respecto al nivel de 2019 (26,1 millones de desempleados). Estas proyecciones suponen que el número de ocupados caería cerca del 2,4% con respecto al nivel de 2019.

Los países del Caribe sufrirían una caída mayor debido a que, en muchos de ellos, el sector del turismo es fuente de más del 50% del empleo. Estas cifras son significativamente mayores a las que se dieron durante la crisis financiera mundial, cuando la tasa de desempleo de la región se incrementó del 6,7% en 2008 al 7,3% en 2009 (0,6 puntos porcentuales).

El otro indicador social como lo es la tasa de informalidad laboral de la región crecerá, pero con menores posibilidades de ingreso lo que hace a los trabajadores muy vulnerables a los efectos de la pandemia y a las medidas para enfrentarla.

Con respecto a la elevada participación de las pequeñas y medianas empresas en la creación del empleo (más del 50% del empleo formal) aumentaran los impactos negativos, pues este sector estaría siendo duramente afectado por la crisis a lo largo de la crisis en 2020.

AEV/CEPAL


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*