Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Alemania necesitará por lo menos 400.000 inmigrantes al año para sostener su economía

Con una inmigración neta de alrededor de 400.000 personas al año, podemos mantener el potencial de mano de obra casi constante, dice el investigador Herbert Brücker. Según sus estimaciones, Alemania necesita hasta 400.000 inmigrantes cada año para mantener su economía competitiva.  Desde los años setenta se ha producido un descenso de la natalidad muy marcado en Alemania. Al mismo tiempo, la esperanza de vida está aumentando. Para 2060, si no tuviéramos nada de inmigración, el potencial de mano de obra habría disminuido en un 40%. Con una inmigración neta de alrededor de 400.000 personas al año, podemos mantener el potencial de mano de obra casi constante. Pero incluso entonces la tasa de dependencia de la tercera edad aumentará, seguirá habiendo más personas en edad de jubilación que en la actualidad, las cuales tendrán que ser financiadas por el mismo número actual de personas empleadas. Además, dice que en 20 años una de cada tres personas en Alemania tendrá antecedentes migratorios. ¿En qué se basa su pronóstico?

En la actualidad, el 25 por ciento de la población de Alemania tiene antecedentes migratorios. Ellos mismos han inmigrado o son descendientes de la primera o segunda generación de inmigrantes. Si tenemos una inmigración neta de entre 200.000 y 400.000 personas al año, lo que es de esperarse, esta proporción aumentará probablemente hasta el 35 por ciento en 2030.

En cuanto al potencial de los países de origen, los más importantes se encuentran en Ucrania y en los Balcanes Occidentales, no así en Rumanía.  En los países de la primera ronda de ampliación de la UE, como Polonia, el potencial de migración se ha agotado en gran medida. En cuanto a la segunda ronda de la ampliación hacia el Este, en países como Bulgaria, Rumania y Croacia, el potencial sigue siendo considerable, pero está disminuyendo gradualmente.  Esto se debe, por un lado, al ajuste de los ingresos per cápita y, por otro, a que una gran parte de los grupos de población joven dispuestos a emigrar ya han emigrado. También están los países de las fronteras exteriores de la UE, como Ucrania y los países de los Balcanes Occidentales, en los que las oportunidades de inmigración a Europa han sido, hasta ahora, relativamente desfavorables.

AEV/ Herbert Brücker VWL Professor und Arbeistmarktforscher (S. Brending)