Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

China es el segundo importador mundial más grande del sector agroalimentario

Con base a estudio realizado por PROCOMER de Costa Rica, señala que en el país asiático el 50% de las importaciones agroalimentarias son del sector agrícola, en productos como habas de soya (que corresponde al principal de todo el sector agroalimentos), cebada y arroz, entre otros. El gigante asiático constituye un mercado de 1.345 millones de consumidores y es el segundo importador mundial del sector agroalimentos, con $126.000 millones por año.

América del Sur es la principal región proveedora de productos del sector agroalimentos en China (33% del total importado), principalmente por envíos de habas de soya por parte de Brasil, cerezas por parte de Chile y carne bovina de Argentina. Después de Brasil, EEUU y Canadá son los principales proveedores con productos como las habas de soya y semillas de nabo.

Las importaciones se focalizan en la costa oriental de China. Shanghái es el principal punto de ingreso del sector agroalimentos en China, seguido por Nanjing a poca distancia de Shanghái y Qingdao. Las regiones que han tenido el mayor crecimiento en el período 14/18 con +23% y Shijiazhuang +20%. Las importaciones del sector agroalimentos en Shanghái alcanzaron 18 806 con un CAGR 14/18 del 12%. Nueva Zelanda, Australia y Brasil son los principales países proveedores, con productos como leche en polvo y carne bovina congelada. Los países que han tenido el mayor crecimiento en el período son Australia (+28%), Brasil (+20%) y Canadá (+20%).

Existen tres centros de distribución principales: norte (a través de los puertos de Tianjin, Qingdao, Dalian y Qinhuangdao), este (a través de los puertos de Shanghái), sur (mediante los puertos Shenzhen y Xiamen). Desde estos puntos, los productos son distribuidos a centros de distribución secundarios, como el caso de Chengdu y Chongqing en el sudoeste y a partir de allí a ciudades Tier 3 y 4 (es decir, ciudades con menor cantidad de población y economías más pequeñas). Los canales de importación y distribución de alimentos en China son complejos y cambiantes. Algunos de ellos no están completamente desarrollados (como el caso del on-line, que se encuentra en plena evolución).

La estrategia de iniciar el acceso comercial a china se planea a través de alianzas entre los brókeres chinos el establecimiento de contratos y procedimiento burocráticos que tienen que ver con los requisitos que exigen China para que un producto entre al mercado. Este proceso, por lo general es costoso, y lleva un buen tiempo lograr la primera entrada. Una vez logrado todo fluye rápidamente.

 

AEV/PROCOMER. CR

 

[sform id=’1498′]