Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Contexto de una mayor incertidumbre mundial…

El debate mundial sobre el poder político y las estrategias de penetración y posicionamiento en el mundo forman parte de los factores que están interviniendo en la incertidumbre politica y la economía mundial. Hasta hace unas décadas el liderazgo de EE. UU había sido un hecho real, reconocido y previsible, ahora ya no lo es de forma determinante; mucho menos con la política y estrategia ideológica de Trump. En efecto, en esta semana uno de los temas de los muchos eventos mundiales que se han producido, los más relevantes son particularmente los que se han sucedido en las dos economías más grandes del mundo: EE. UU y China. En EE. UU se ha visto la renuncia de miembros o dirigentes importantes del círculo de poder del presidente, que en general son amigos de las grandes empresas y consorcios estadounidenses, mientras que Donald Trump personalmente ha decidido imponer tarifas a las importaciones de acero y aluminio y acordar conversaciones con Corea del Norte.
Estos eventos muestran que, después de un año de relativa inactividad, Donald Trump está comenzando a tomar decisiones cada vez más individuales, hasta donde se le permita el Congreso y Leyes establecidas. Decisiones que son importantes sobre temas con los que está más comprometido política e ideológicamente. Mientras tanto, en China, el Congreso Nacional del Pueblo, como se esperaba, votó casi unánimemente por revocar los límites de los mandatos de la presidencia, lo que permite a Xi Jinping permanecer en el cargo indefinidamente.
Los cambios en China deberían causar una mayor preocupación por la salud a largo plazo de la economía china y su efecto global. Muchos comentaristas están contrastando la estabilidad del liderazgo de China con la inestabilidad en los EE. UU., Pero de hecho son las instituciones las que soportan y logran neutralizar los embates fuera de orden, así instituciones fuertes (EE. UU) significan que su sociedad y entorno empresarial son mucho más sólidos en respuesta a los cambios que se han producido en la cima del poder de China. China tiene un fuerte liderazgo mundial, pero el país ahora tiene una vulnerabilidad concentrada a la salud de una persona y el efecto en la económica y política que dependerá del juicio y las relaciones de una sola persona. La historia reciente ha demostrado que países como Siria, Túnez y Egipto también parecían estables bajo líderes de hombres fuertes, hasta que de repente estos no lo fueron. Es improbable que China sufra de una implosión en el corto plazo, pero los riesgos a mediano plazo se están acumulando a nivel de las grandes economías volviendo más graves la incertidumbre mundial.
AAL/Eco-visón.