Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

El dominio del mercado a través del uso del Gig Data y la Carrera de las grandes firmas especializadas en ventas….

Hoy en día donde el mundo es cada vez más dependiente de la tecnología y de la inteligencia artificial, hay una carrera en la que todos quieren ganar y quien posee el dominio del Big Data. La carrera consiste no sólo en obtener más y mejores datos. Sino, sobre todo, en poseer la capacidad para procesarlos, separar el grano de la paja, y obtener señales sobre los cuales construir mejores modelos, mejorar sus predicciones, obtener tendencias, llegar el primero a los potenciales clientes y explotar las oportunidades de negocio antes que el otro.

Actualmente, nadie ha sabido mapear los hábitos del consumidor mejor que Amazon, y con Alexa, su asistente virtual, sus tentáculos se pueden expandir mucho más. Ya son 300 millones de usuarios activos y Amazon es capaz de rastrear su historial de consumo y develar con destreza sus preferencias.  Es así que el 44% del comercio electrónico total de USA es a través de Amazon, quien ya acapara en torno a 4% de las ventas minoristas totales del país. Su principal segmento de ventas es el de productos electrónicos, con 8,500 millones de dólares, seguido de productos del hogar, ventas de libros y discos. Sin embargo, crece con fuerza en otros rubros como belleza y cuidado, comestibles o muebles.

Ya el consumidor estadounidense se apega cada vez más a Amazon, y en el resto de industrias le tienen fobia. Amazon, en el año, ha ganado 36%, mientras que su principal rival, Waltmart se ha hundido 11.2%. Dentro del sector de consumo básico, a otros antagonistas tampoco les fue bien. La tienda de supermercados Kroger ha caído 14.6% en este 2018, y General Mills 12.6%, en tanto Procter & Gamble ha descendido 14%. Entre otros grandes competidores, dentro del sector de moda de vestuario, Gap ha descendido 4.8% y JC Penney 3.5%. Bed Bath & Beyond, con el que también rivaliza Amazon, se halla prácticamente en tablas.

Ahora bien, según especialistas en este campo, Amazon no tiene suficiente con poner a temblar a las tiendas departamentales, también va contra otras tres industrias: el sector salud, la paquetería y quizá el sector bancario. En el sector salud, en enero de 2018, la empresa anunció un acuerdo con Berkshire Hathaway y JP Morgan para conformar una sociedad conjunta que garantice cobertura sanitaria asequible a sus asalariados. Aunque la iniciativa sólo es para sus empleados, el mero anuncio bastó para que el sector de salud del S&P 500 acumulara una pérdida de casi 5% en apenas cuatro días. Tampoco es nuevo que Amazon anda detrás de una farmacéutica para producir medicamentos genéricos.

Sin embargo, el Big Data también le puede dar ventaja: primero, a través de las ventas de Whole Foods sabe lo que los estadunidenses consumen y qué tan sana es su dieta. Al igual que tiene un motor de recomendación sobre películas, libros o aparatos electrónicos, podría generar un motor sobre la dieta adecuada para su salud.

Por otra parte, con Alexa dentro de los hogares estadunidenses, puede instalar aplicaciones que le permitan obtener Registros de Salud Electrónicos (EHR, por sus siglas en inglés), otra fuente de Big Data que abriría la oportunidad para ofrecer un puntual seguimiento y confeccionar tratamientos a la medida para mantener la salud o gestionar enfermedades crónicas.

En el área de la paquetería Amazon, ya se plantea lanzar un servicio de paquetería para negocios que se llamará “Shipping with Amazon”. El servicio de entrega de paquetes ya lo hace, y para eso posee una flota de camiones y aviones. Ahí el Big Data también es clave para reducir costos y tiempos de entrega: su sistema de envíos anticipados, el cual patentó, permite mediante el análisis de datos crear un modelo predictivo del comportamiento del consumidor de modo que empacará y tendrá el producto listo para el envío desde el almacén más cercano antes de que el cliente haga el pedido. Los planes de Amazon han hostigado a UPS y FedEx: el primero ha descendido casi 9.0% en lo que llevamos de año, y FedEx 1.0 por ciento.

Finalmente, Amazon también puede capitalizar todo su Big Data en el sector bancario. No en vano, ya está en pláticas con JP Morgan, el banco más grande de Estados Unidos, para ofrecer a sus clientes cuentas bancarias digitales dirigidas a sus millennials y así reducir sus gastos en transacciones, lo que potenciaría el consumo en sus plataformas.

Los casos de Alibaba y Paypal avalan esa oportunidad de negocio. También los otros gigantes se están beneficiando. Aun así, la subida de 36% de Amazon hace empalidecer el 10% de Alphabet y Microsoft, el 5% de Apple o el 4% de Faceboook. Alibaba, su rival china, se ha elevado 11 por ciento.