Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

El gobierno de china está utilizando medios de comunicación para desprestigiar las protestas de Hong Kong

China es acusada de usar redes sociales para desprestigiar las protestas en Hong Kong. Twitter y Facebook, redes que están bloqueadas en China, anunciaron la eliminación de cientos de cuentas y perfiles falsos cuyo origen vincularon al gobierno comunista del país asiático. Las empresas dijeron que las cuentas estaban diseminando datos e imágenes fabricados para desprestigiar las manifestaciones de hongkoneses, que empezaron hace tres meses en rechazo a que Pekín se inmiscuya más en los asuntos de la región semiautónoma.

Los líderes y redes sociales que apoyan la protesta retiraron cuentas que atribuyeron al aparato estatal chino, tras detectar que estaban promoviendo información falsa sobre las protestas en Hong Kong.

China se ha apropiado del manual ruso para desinformar por medio de Facebook y Twitter y por tanto está desplegando estas tácticas para librar una acalorada guerra con la información en torno a las protestas que han convulsionado a Hong Kong.

En semanas recientes, desde perfiles en Facebook y Twitter creados en China se realizaron acciones coordinadas para amplificar mensajes e imágenes que retrataban a los manifestantes de Hong Kong como violentos y extremos, según acusaron las dos redes sociales el 19 de agosto. En Facebook, una publicación reciente de una cuenta ligada a China equiparó a los manifestantes con combatientes del Estado Islámico. Y un mensaje de Twitter decía: “No los queremos, gente radical de Hong Kong. ¡Ya váyanse de aquí!”.

Facebook y Twitter anunciaron que las cuentas fueron eliminadas: la primera vez que esas redes sociales han tenido que suspender perfiles vinculados a mecanismos de desinformación en China.

Facebook dijo que había eliminado siete páginas, tres grupos y cinco cuentas involucradas en la campaña de desinformación sobre los manifestantes de Hong Kong. Twitter borró 936 cuentas y aseguró que iba a prohibir que los medios respaldados por el Estado chino pagaran por la promoción de tuits, después de que China Daily y otras publicaciones que reciben apoyo del Estado colocaron anuncios que sugerían que los manifestantes eran patrocinados por “intereses de Occidente” y que eran violentos.

AEV/ AEV/ The New York Times