Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

El peso argentino se aprecia ligeramente tras las medidas financiera adoptadas por Macri

El peso argentino se aprecia ligeramente. Ayer empezaron a tener efecto las restricciones cambiarias impuestas por el gobierno de Mauricio Macri, quien “necesitaba tomar medidas drásticas y pragmáticas para que la crisis no continuara ni empeorara de aquí a diciembre”, según Martín Kalos, economista jefe de la consultora económica Elypsis. “Hay más gente en los bancos y es lógico, porque en todo momento de crisis e incertidumbre la gente intenta protegerse”, continuó el experto. “Pero no hay pánico, porque el gobierno garantizó que cualquier persona que quiera retirar sus ahorros pueda hacerlo”.

Las medidas tomadas por el gobierno para evitar la salida masiva de capitales y dólares es que las “personas físicas” podrán comprar “hasta 10.000 dólares por mes para ahorro”, según el Boletín Oficial, que habrá restricciones para el acceso a la divisa extranjera. ” Es decir, más de 600 mil pesos. El límite es para compra de dólares. No hay límites al retiro de ningún tipo”, ampliaron desde Casa Rosada.

A diferencia del “corralito “que rigió durante casi todo el segundo mandato de Cristina Kirchner -cuando el límite había bajado a 2.000 dólares por mes-, los pequeños ahorristas no necesitan de una autorización de la AFIP que justifique sus ingresos para acceder a la compra de dólares, según especificaron fuentes oficiales.

Sin embargo, El Gobierno viene caminando en una línea delgadísima entre la economía y la política. Por un lado, busca preservar cierta expectativa para mantenerse competitivo en octubre -pese a que el escrutinio definitivo confirmó un triunfo por 16,55 puntos en votos afirmativos de Alberto Fernández- y por eso se entienden algunas medidas económicas, como el alivio en el IVA para alimentos, o esta diferenciación entre empresas y personas; pero, por otro lado, necesita conseguir alguna certidumbre financiera, aún a costa de impulsar medidas antipáticas para sus votantes. 

AEV/VARIOS