Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Ha sido la política de educación e infraestructura la que ha propiciado, según Paul Krugman el bajo desempeño económico de México hasta ahora.

El premio Nobel de Economía en 2008,  Paul Krugman a través de sus columnas semanales en el The New York Time, expreso recientemente que  el desempeño económico de México ha sido decepcionante a pesar de las reformas, la estabilización de la política económica y de que el país ha sido muy responsable.

El economista y profesor de la Universidad de Nueva York dice que, a simple vista, en México parece haber más progreso del que se ve en los números, y respecto a por qué el país no ha crecido más, afirma que la mejor suposición es que la educación no ha dado resultado en los últimos 20 años, la inversión en infraestructura no ha sido buena, además de que el crimen y la corrupción son una carga  para  las  actividades económicas. Aunque considera que nadie sabe cómo hacer que ocurra el crecimiento, hay margen para mejorar la vida de las personas aun cuando sólo se refleje en unas décimas de puntos del PIB.

Respecto a las economías emergentes que están enfrentando serios problemas financieros respecto a las crisis como Argentina y Turquía, dice que la historia de México es diferente pero que en los mercados emergentes hay mucho dinero en deuda corporativa denominada en dólares, y que Turquía parece estar experimentando una crisis de deuda. Sin embargo, consideró que “esas economías no tienen el tamaño para generar una crisis global”, aunque reconoce que en otras ocasiones este tipo de complacencia ha estado mal, por lo que hay que estar nerviosos.

A cerca de la política de las politicas proteccionistas de Donald Trump, así como los de su reforma fiscal, afirma que “sería necesaria una gran guerra comercial para que realmente se viera reflejada en la pérdida de un par de puntos del PIB” y agrega que no estamos hablando de nada de esa escala en estos momentos, por lo que, aunque estemos teniendo un retroceso que nos pueda llevar a niveles de hace 30 años, el efecto en la economía será sorpresivamente modesto. No obstante, reconoce que muchos sectores e industrias serían particularmente golpeados, pero el efecto en el PIB no será muy grande.

Insistió en que la reforma fiscal, que ha significado una disminución de la tasa impositiva y un deterioro más acelerado del déficit fiscal,  es poco probable que produzca una crisis debido a que muchas economías tienen una gran exposición a la deuda como porcentaje de su PIB, y no tienen problemas. Como ejemplo, citó a Japón, que tiene el doble de nivel deuda fiscal que EU, y que además tiene la ventaja de que pide prestado en su propia moneda.

Aunque Krugman no ve efectos tan significativos por el proteccionismo o el deterioro fiscal, en la economía estadounidense,  tampoco es tan optimista y menciona que parece que sólo son capaces de tener un crecimiento económico vigoroso cuando hay una expansión insostenible del crédito, lo que indica que hay insuficiencia de la demanda y, a pesar de tener un trimestre de fuerte crecimiento, esto no es indicativo de que no hay “estancamiento secular” un término que ha sido usado por el exsecretario del Tesoro, Larry Summers que se refiere a la atonía de la economía por falta de inversión y mayor propensión a ahorrar. Krugman ha señalado esta problemática, que apunta a un ritmo de crecimiento lento en la economía estadunidense.

Fuente:  Debate  organizado por KIO Networt