Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

La CEPAL ratifica el -5.3% de desplome de la economía nicaragüense en 2019; el informe del COSEP confirman dicha caída

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) presentó las últimas conclusiones sobre la economía de la región y confirmó que la caída de Nicaragua en 2019 es del -5.3%, una de las más significativas de la región. Nicaragua aumentó su caída hasta llegar a un -5.3 %, seguido de Argentina (-3 %), Haití (-0.7 %) y Ecuador (-0.2 %). Según el informe, 23 de 33 países de América Latina y el Caribe (18 de 20 en América Latina) presentarán una desaceleración de su crecimiento durante 2019, mientras que 14 economías anotarán una expansión menos del 1 % al finalizar el año.

Por subregiones, la economía de América del Sur caerá un 0.1 % en 2019, mientras que su proyección de crecimiento para 2020 es de 1.3 %; El Caribe cerrará el 2019 con un crecimiento del 1.4 % y se espera que crezca un 5.6 % en 2020; y Centroamérica acabará este año con crecimiento de 2.4 % y proyecta un crecimiento de 2.6 % para 2020. La economía nicaragüense es de las que registró uno de los peores desempeños en el año. Venezuela repitió un año más como el país con mayores datos en rojos incrementando su recesión, pasando de un -19.6 % el año pasado a un -25.5 % para 2019.

El informe anterior de la CEPAL se ve respaldado por el informe del Consejo del Sector Privado de Nicaragua (COSEP) quienes emitirían el día de ayer (11/12/19) un informe general sobre como la “Reforma fiscal implantada por el gobierno a partir del segundo cuatrimestre de 2019 ha devastado a las empresas afiliadas a esta organización, que son la mayoría del país. “La crisis sigue sin resolverse, el tiempo va corriendo y no hay respuestas del gobierno”, afirmó el presidente del COSEP, José Adán Aguerrí, quien lamentó el “feroz impacto económico y social” que tuvo la reforma tributaria con la que el gobierno buscó compensar pérdidas de unos 2.000 millones de dólares causadas por el cierre de miles de negocios a causa de la revuelta social de 2018.

De acuerdo a datos oficiales, el Gobierno recaudó alrededor de 4.098.2 millones de córdobas (119,4 millones de dólares) de marzo a junio pasado, mediante la aplicación de impuestos al consumo. Si bien la recaudación aumentó hasta en 33,9%, esto se tradujo en alza de precios, cierre de negocios y despidos de personal, advirtió el informe del COSEP. También reveló que, debido a la reforma, un 84% de las empresas privadas del país redujeron sus gastos, el 66% recortó sus inversiones, el 38% aumentó los precios y el 29% cerró sucursales y canceló créditos.

El efecto de las medidas fiscales impacto el tejido económico en general con aumentos en los precios los elevaron la tasa de inflación en 2 puntos porcentuales en 2019 según expreso el Dirigente del COSEP manifestando también que el desempleo abierto aumentó de 5,5% a 7%. La crisis política que afecta a Nicaragua desde las protestas sociales de 2018 continúa golpeando áreas sensibles de la economía, como el turismo, donde la mayoría de las empresas quedaron en “situación de sobrevivencia” y no han podido recuperarse, advirtieron empresarios privados en Managua.

AEV/VARIOS.