Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

La economía nicaragüense es aún fragil para resistir un paro prolongado….!!!

Aunque la economía nicaragüense pareciera ser sólida, sobre esta percepción el gobierno de Daniel Ortega y un sector empresarial importante implícitamente apoya la permanencia del régimen. Sin embargo, los datos analizados a la feche demuestra la fragilidad de esta economía que continúa siendo subdesarrollada y con enormes desafíos estructurales. El resultado evidencia varios puntos: No es verdad que con Daniel Ortega en el Poder la economía había generado una base sólida de crecimiento, las tasas de crecimiento ofrecidas por el BCN no son consistentes sino espurias, basadas en una estructura productiva y económica de un régimen o modelo económico liberal de los más atrasados. Los hechos demuestran que no se podrá sostener la economía con la continuidad más allá de seis meses de lucha, tranques y movilizaciones.

Por otra parte, el BCN ha tratado de mostrar a través de sus publicaciones cierta fortaleza de la economía que en si no la sustenta, los modelos que he elaborado y analizado reflejan inconsistencias en tres grandes sectores: el nivel productivo, el nivel monetario financiero y el nivel externos. Para ajustar las tasas de crecimiento durante todos estos periodos, el BCN ha alterados “ratios” y magnitudes como es la ratio de multiplicadores etc. para ajustar la parte monetaria, productividad y producción. De esta forma generar y difundir tasas de crecimiento por encima del 4.5%.  Así, el efecto redistributivo de este crecimiento se neutraliza por la elevada concentración de riqueza en unos pocos y la amplia base de pobres y sectores medios, urbanos y desplazados especialmente campesinos y productores medios y pequeños.

Tal es así, como se observa en el borrador del análisis, la economía va en profunda caída, y no queda más que acelerar la presión para cambiar radicalmente las bases y objetivos de la política económica una vez retomada y consolidada la ansiada institucionalidad de nuestro país. El análisis también infiere que crecimiento sin institucionalidad no son compatibles con la estabilidad política y social del país. (Leer Articulo)LA ECONOMIA NICARAGUENSE MUESTRA SU FRAGILIDAD