Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

La transformación de China y desafíos futuros….

La relación de China con Estados Unidos quizá sea muy polémica, pero China se ha dedicado a promover su presencia en todo el mundo con el objetivo de conquistar una posición de dominio, justo cuando Estados Unidos se cierra cada vez más.

Actualmente China ha comenzado a tomar medidas todavía más drásticas a raíz de la política de Trump. El presidente Xi ha dado vuelta atrás en algunas de las reformas aplicadas durante décadas que el antiguo dirigente chino Deng Xiaoping aprobó para liberar a la economía de las muletas del control del Estado. Nuevas presiones internas y externas pondrán a prueba este modelo como nunca antes.

En efecto, a parte de su notable éxito económico, comercial e inversionista, China estuvo aislada del internet, pero hoy en día creó el suyo. Ahora, cuenta con las únicas empresas de internet del mundo equiparables a las estadounidenses en cuanto a su ambición y alcance. Todo se ha dado en un área del ciberespacio a la que no tienen acceso los gigantes de la web como Facebook y Google, y que está supervisada por censores.

Las empresas chinas desde hace mucho han imitado a las estructuras corporativas estadounidenses, pero sus empresas tecnológicas evolucionaron rápidamente y dejaron de copiar los éxitos de Silicón Valley para lograr grandes avances por su cuenta, desde los pagos móviles hasta innovaciones en las redes sociales. Ahora, la inspiración transita en ambos sentidos, pues las empresas estadounidenses aprenden de las chinas.

El éxito de china  se basa en que logró crecer mediante reformas adoptadas en sus propios términos, que les dieron más libertades a las empresas, pero mantuvieron el control absoluto de elementos vitales de la economía.

La principal estrategia de los líderes chinos fue adoptar el capitalismo, si bien con cautela, y mantener un control estricto de la sociedad. El resultado: más de cuarenta años de crecimiento. Durante los años de incertidumbre que siguieron a la muerte de Mao Zedong, el fundador de la República Popular China, los dirigentes chinos se esforzaron para decidir el rumbo a seguir. Era la década de los ochenta y el país todavía se estaba recuperando de décadas de inestabilidad política y económica.

Ahora, la pregunta para China ya no es cómo competir, sino cómo seguir adelante en una era de hostilidad estadounidense que ha realineado la dinámica global? Al mismo tiempo que el presidente Xi Jinping impulsaba acciones más agresivas hacia el exterior e imponía controles más estrictos hacia el interior, el gobierno de Donald Trump decidió comenzar una guerra comercial que ha dejado a los países al borde de una nueva Guerra Fría. Leer Texto Completo https://www.nytimes.com/es/2018/11/21/economia-china/?emc=edit_bn_20181122&nl=boletin&nlid=8497103420181122&te=1

Fuente: The New York Times