Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Las acciones repuntaron a medida que anuncian pláticas de Trump con China, dólar se motiva

Las acciones subieron después de que la administración Trump señalara avances en las negociaciones comerciales y se difundiera la especulación de que los principales bancos centrales reforzarán sus economías. El dólar repuntó al máximo de este año.

El índice S&P 500 subió por tercer día y los fabricantes de chips se elevaron cuando el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, dijo que la nación retrasará las restricciones impuestas a algunas operaciones comerciales de la empresa china Huawei Technologies Co. El mercado del Tesoro no se inmutó por el llamado del presidente, Donald Trump, para que el banco central redujera las tasas “al menos 100 puntos básicos”. Los bonos alemanes se desplomaron tras la información de que Alemania estaba preparando medidas de estímulo fiscal. El petróleo subió cuando un ataque con drones en Arabia Saudita recalcó la tensión de Medio Oriente. El oro cayó.

La semana comenzó con un aspecto positivo ya que las noticias sobre Huawei fueron vistas como alentadoras para el tan esperado pacto comercial entre las dos economías más grandes del mundo. Aun así, la compañía dijo que el alivio temporal no cambia el hecho de que ha sido tratada “injustamente”. El anuncio de un aplazamiento siguió a un tuit de Trump durante el fin de semana que indicaba que EE.UU. “estaba muy bien con China y hablando”, pero a la vez sugería que no estaba listo para firmar un acuerdo.

“Es como una caminata en estado de ebriedad”, dijo Paul Nolte, un gerente de cartera de Kingsview Asset Management en Chicago. “No hay rima o razón del día a día sobre lo que está sucediendo con el comercio, y el comercio es el que realmente está impulsando los mercados. Y no hay forma de perjudicarlo. No hay una trayectoria de deslizamiento, no hay, ‘esto es lo que está sucediendo’. Es una caminata aleatoria”.

El principal asesor económico de Trump, Larry Kudlow, hablará con líderes empresariales esta semana en medio de preocupaciones sobre las crecientes probabilidades de una recesión, la guerra comercial y la volatilidad de los mercados. El presidente del Banco de la Reserva Federal de Boston, Eric Rosengren, rechazó más recortes de tasas, al argumentar que no está convencido de que la desaceleración del comercio y el crecimiento global perjudiquen significativamente a la economía. Los inversionistas esperan las observaciones del presidente de la Fed, Jerome Powell, sobre los desafíos para la política monetaria en el Simposio de Jackson Hole el viernes.

La renta variable se desplomó la semana pasada después de que la curva de rendimiento clave de 2 años y 10 años de EE.UU. se invirtiera brevemente por primera vez desde 2007, lo que generó temores de una recesión económica. Pero es probable que esta corrección sea breve y que las acciones estadounidenses se recuperarán incluso a principios de septiembre, según estrategas de JPMorgan Chase & Co. liderados por Mislav Matejka, ya que el estímulo de los principales bancos centrales supera las preocupaciones sobre una desaceleración.

Es probable que las compañías estadounidenses de primera línea observen un aumento en la demanda de sus bonos a medida que se eleva la cantidad de la deuda de rendimiento negativo en todo el mundo que obliga a más inversionistas extranjeros a buscar mayores rendimientos en activos en dólares, según Bank of America Corp. “Hay un muro de dinero nuevo que se ve obligado a ingresar al mercado global de bonos corporativos”, escribieron estrategas liderados por Hans Mikkelsen en una nota del 16 de agosto.

En noticias corporativas, las acciones chinas de internet repuntaron en horas estadounidenses debido al optimismo comercial. Estée Lauder Companies Inc. se recuperó después de que la empresa de cosméticos pronosticara ganancias que superaron las estimaciones de los analistas. PG&E Corp. cayó después de que un juez dictaminara que un jurado ahora podía atender reclamos legales de un incendio forestal mortal de 2017, avaluados en US$18.000 millones.

AEV/ Bloomberg/Rita Nazareth y Sarah Ponczek