Las devaluaciones están a la orden del día en América Latina: las monedas de Argentina y Chile son las más devaluadas

La región se ha visto empañada por un sinnúmero de protestas de índole económico, político y social, lo que ha llevado a que dos de sus monedas más fuertes, se debiliten.

Por otra parte, el Brexit de Reino Unido y la guerra comercial entre Estados Unidos y China han jugado un papel importante en la economía global. Los organismos internacionales cada vez recortan más las proyecciones de crecimiento económico para los países, lo que conlleva a un panorama de incertidumbre en el sector económico y empresarial de los países. Si nos trasladamos a la región, quizás estos hechos no afecten de forma directa a nuestras economías, sin embargo, eso no significa que salgan bien libradas.

La creciente ola de protestas que reina en varios países de América Latina tiene en vilo a los inversionistas, pues no se divisa un panorama claro en las economías de la región. Uno de los más claros indicadores de que algo pasa en la economía de los países, o mejor dicho, lo primero que se resiente cuando algo sucede en un país es el dólar y ayer el peso chileno fue un ejemplo.

En este año el peso colombiano acumula una devaluación del 4,5%, mientras que en el último mes su comportamiento fue positivo, se fortaleció 2,47%”.

 La moneda local en Chile ayer este 30 de octubre hasta 1,7%, lo que significa que hoy se necesitan 739,5 pesos chilenos para comprar un dólar. Según reseñó el Diario Financiero, este es el punto más débil que ha registrado la moneda desde 2003. En este sentido, solo después del rand sudafricano, que sumaba una depreciación de 2,34%, el peso chileno fue ayer la segunda moneda emergente que más se depreció frente al dólar (1,54%).

De esta lista, las únicas monedas que se devaluaron frente al dólar en los últimos 30 días fueron el peso argentino (-3,55%) y el peso chileno (-1,38%), mientras que el real brasileño, el peso mexicano, el peso colombiano y el sol peruano tuvieron un comportamiento positivo frente al dólar.

En el caso del peso chileno el debilitamiento de la moneda se debe, en gran medida, a la crisis social que se desató con la inconformidad del pueblo frente a las diferencias sociales que hay en el país. Las protestas que hoy completan 14 días y por las que se calculan pérdidas de US$1.400 millones generan incertidumbre para los inversionistas.

Mientras que el comportamiento del peso chileno tiene un tinte social, el del peso argentino tiene un tinte político, en el último mes, esta moneda acumuló una devaluación de 3,55%. Las recientes elecciones presidenciales en Argentina que dieron como ganador a Alberto Fernández aumentaron la incertidumbre, pues no es claro el manejo que le dará a tiene pendientes con el FMI y la deuda.

El peso colombiano se fortaleció 2,47% frente al dólar en el último mes. De acuerdo con Ballén, “si bien en el año corrido el peso colombiano acumula una devaluación del 4,5%, gracias a la coyuntura internacional y las buenas perspectivas que tenemos frente a los países de la región, en el último mes el comportamiento de la moneda fue positivo”. El analista agregó que luego de que se tumbara la Ley de financiamiento se creía que esto incidiría en la moneda, sin embargo, este evento “no afectó el desempeño de los activos locales”.

AEV/LP- María Paula Aristizábal Bedoya