Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Las razones de la FED para hacer otro movimiento en bajar tasas de interés

Los funcionarios de la Reserva Federal vieron su recorte de tasas de interés el mes pasado como un seguro contra los vientos en contra de la guerra comercial y la baja inflación, razones que se ven aún más a medida que avanzan hacia su reunión en septiembre.

Las actas de la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto del 30 al 31 de julio y divulgado este 21 de agosto en Washington, explicaron las razones del recorte del cuarto de punto porcentual, destacando los riesgos para las perspectivas a pesar de que la economía de EE. UU., por ahora, está funcionando bien.

Los inversores esperan totalmente otro recorte de tasas en la reunión de la FED entre el 17 al 18 de septiembre y una mayor disminución este año. El presidente Jerome Powell podría dar una gran pista cuando hable el viernes en el retiro anual de políticas de la FED de Kansas City en Jackson Hole, Wyoming.

Funcionarios de la FED temen que la incertidumbre política pueda profundizar la caída de la inversión. “Es casi seguro que la FED ratificará las expectativas del mercado de otra disminución en septiembre”, dijo Stephen Stanley, economista jefe de Amherst Pierpont Securities, en una nota a los clientes.

Hasta dónde puede llegar Powell aún puede estar limitado por las divisiones dentro de la Reserva Federal a pesar de que algunos inversores presionan por la agresión. Las actas mostraron que los presidentes de la FED Eric Rosengren de Boston y Esther George de Kansas City no favorecieron ningún cambio en julio, mientras que una “pareja” de participantes quería un recorte de medio punto.

La FED justifico que su primer recorte de los intereses era para evitar una mayor desaceleración de la inversión empresarial, derivada en parte de una caída industrial del mundo derivada de la incertidumbre comercial. Un día después de la última reunión de la FED, el presidente Donald Trump intensificó su guerra comercial al anunciar aranceles adicionales contra China. Desde entonces, la incertidumbre sigue siendo alta, amenazando con paralizar aún más las decisiones de inversión.

La segunda razón por la que la FED evaluó en las Bolsas la gestión de riesgos, una frase que abarca varias amenazas a la baja para la economía. Una cuestión que los funcionarios de la mima FED subrayaron fue que los bancos centrales extranjeros “solo tenían un espacio político limitado” para reducir las tasas si el crecimiento se desplomaba. Desde la reunión de julio, los datos mostraron que la producción alemana se redujo en el segundo trimestre, así como las crecientes preocupaciones por una salida de Gran Bretaña de la Unión Europea sin acuerdo (BREXIT).

 La tercera razón de los funcionarios de la FED para recortar fue restablecer la inflación en su objetivo del 2 por ciento. Si bien la inflación subyacente medida por el índice de precios al consumidor subió un 2,2 por ciento para el año que terminó en julio, la mayor preocupación del comité es que las expectativas de precios a largo plazo del público se mantengan por debajo del 2 por ciento porque la inflación ha sido muy baja durante tanto tiempo. “La mayoría de los participantes juzgó que las expectativas de inflación a largo plazo ya estaban por debajo de la meta del 2% del comité o podrían disminuir por debajo del nivel consistente con esa meta” si la inflación se mantuviera demasiado baja, según las apuntaciones.

Desde la última reunión, el dólar se ha fortalecido a medida que las perspectivas económicas mundiales se atenuaron, agregando más presión a la baja sobre los precios al abaratar las importaciones. Si bien los datos de EE. UU. Son mixtos, los economistas siguen siendo en gran medida positivos sobre el crecimiento con estimaciones que muestran que la expansión continuará hasta 2021, según las previsiones compiladas por Bloomberg.

Las ventas minoristas en julio avanzaron más en cuatro meses. Al mismo tiempo, el sentimiento del consumidor se desplomó a un mínimo de siete meses en agosto, lo que aumenta el riesgo de que el motor más grande de la economía esté a punto de cambiar. Un indicador clave de la actividad de la industria de servicios también se desaceleró el mes pasado.

AEF/ Por Craig Torres. Economista.