Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

NICARAGUA TIENE UN BUEN POTENCIAL PARA PRODUCIR Y EXPORTAR PIÑA

Contexto comercial de la Piña

La demanda mundial de piña está creciendo de tal manera que la oferta mundial se está rezagando con respecto a las tasas de consumo.  Los mercados más importantes para algunos países de Latinoamérica son de Europa: “España, Portugal e Italia y Alemania cuya demanda está creciendo.

Actualmente los exportadores se están beneficiando de la oferta limitada que existe en el mercado internacional, pues se traduce en buenos precios. Costa Rica quien ha sido un productor universal de esta fruta está teniendo dificultades para abastecer los mercados. Hay que destacar que este país determina en cierta forma el estado de ánimo en el mercado mundial. Los EE.UU  posee muy poca oferta y mucha demanda. En cambio Holanda está teniendo un exceso de volumen pero de fruta importada, mientras que en Bélgica  hay  escasez en el mercado. Muchos países de Latinoamérica están invirtiendo en producción de piña, pues los productores ven oportunidades en este lucrativo mercado. En Asia, la demanda de esta fruta también está creciendo. China importa de países vecinos y, pese a los acuerdos firmados, todavía no se ha importado de Latinoamérica.

Algunos datos por país nos ofrece un panorama de este mercado que es importante considerar, especialmente para aquellos países, como Nicaragua, que podría lograr un buen y lucrativo negocio con la producción y exportación de esta fruta.

La oferta de Costa Rica escasea por el mal tiempo, las lluvias en 2016 y principios de 2017 han retrasado la oferta de piñas. Los volúmenes de exportación se prevén más bajos de lo normal en julio y agosto. Esto afectará a los precios del mercado internacional esos meses. Por otra parte, México busca nuevos mercados por el temor de perder el mercado de EE.UU por las políticas del nuevo presidente Trump, y hacen referencia a las restricciones impuestas a las exportaciones de aguacate. En cualquier caso, los mexicanos no van a esperar a ver lo que pasa y ya están buscando nuevos mercados, principalmente en Sudamérica, Asia y Europa.

En el caso de Panamá, la producción y exportaciones de piñas son el segundo producto más exportado, solo por detrás de las bananas y Europa es el principal destino de esta fruta, con una cuota del 70% de las exportaciones. Estados Unidos también es un destino importante y el producto se vende en el Caribe en volúmenes menores. No obstante, el cultivo está bajo presión en los últimos años y el número de hectáreas está disminuyendo. El principal motivo son los elevados costes de producción y mano de obra.

Colombia se está beneficiando de  la escasez internacional y este país se podría convertirse en un auténtico competidor para Costa Rica, porque su clima no suele ser tan lluvioso. Sin embargo, ve más margen en la “diferenciación en calidad y origen” que en la competencia. Europa y Estados Unidos son los destinos principales de esta fruta, además del mercado nacional.

Cuba ve oportunidades en la exportación y previendo este escenario en 2009  introdujo en la isla la variedad MD2 y fue todo un éxito. En los últimos cinco años, se han exportado 3.000 toneladas.

de piñas. El próximo año el país espera enviar 1.200 toneladas a Europa. El rendimiento de 88 toneladas por hectárea debería hacer posible alcanzar esta meta.

Otros países ven en la producción de piña una alternativa a la coca como es el caso de Perú. Este país sudamericano no es conocido por la exportación de piñas. Según las cifras de Agrodata Perú, en 2016 tan solo se enviaron unas pocas toneladas a España, Alemania y Chile. Pero actualmente el cultivo de piña se ha convertido en una alternativa a las plantaciones de coca

Costa Rica y Malasia llaman a las puertas de China. Ambos países están haciendo avances progresivos en la cuota de mercado. En febrero, una delegación china visitó las plantaciones de piña de Costa Rica. Esta visita se considera el último obstáculo antes de la entrada en vigencia del acuerdo de 2015. En cuanto a Malasia, parece que los procedimientos están en su fase final. En 2013 se firmó un acuerdo comercial, pero el tratado todavía no se ha ratificado.

Todo indica que los mercados de Europa y Asia son un potencial enorme para la producción y las exportaciones de piña de América Latina. El cultivo de piña requiere mucha agua y las plantaciones hay que refrescarlas en los meses de verano y calentarlas en los meses de invierno. Además, la planta tarda dos años antes de alcanzar su crecimiento pleno. De acuerdos a datos de los principales países productores el coste de producción promedio varía entre 6.5 y 8.4 dólares  por kilo. En la mayoría de los casos, los precios de las piñas de importación no son más bajos que los de la producción nacional. Debido a las largas distancias y a que el producto es demasiado delicado, el envío marítimo no es una opción. Los importadores se ven obligados a recurrir al caro envío aereo y vencer barreras fitosanitarias.

Fuente: análisis eco-visión de varias fuentes.