Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Nueva Orden Ejecutiva de Trump podría bloquear las remesas a Cuba

Toda parece indicar, según analisis de especialistas de la American University en el tema de relaciones entre Cuba y EEUU, que la nueva política del presidente Donald Trump tiene una “cláusula dañina” que apuntan a reducir las remesas a más de un millón de cubanos.

Según el memorando que Trump firmó en Miami el pasado 16 de junio los cambios normativos no deben prohibir “el envío, procesamiento y recepción de remesas autorizadas”, el dinero que se envía desde Estados Unidos de América a familiares y amigos en la Isla. Sin embargo, amplía sustancialmente la definición de a quién no se puede enviar dinero.

La nueva norma incluye no solamente a los ministros, viceministros y miembros de los consejos de Estado y de Ministros, sino también a miembros y empleados de la Asamblea Nacional del Poder Popular, miembros de las asambleas provinciales, directivos locales de los Comités de Defensa dela Revolución, directores generales, subdirectores y altos funcionarios de todos los ministerios y entidades estatales cubanas, empleados del Ministerio del Interior y del Ministerio de las Fuerzas Armadas, y empleados del Tribunal Supremo Popular. La regulación también incluye a secretarios y primeros secretarios de la Central de Trabajadores de Cuba, y altos directivos de los principales medios de comunicación.

Esta categoría tan amplia tiene el potencial de incluir a una cuarta parte de la fuerza laboral cubana. Según especialistas del tema: “Esto significa una prohibición de recibir remesas a millones de personas que trabajan para los militares y GAESA”.  El estatal Grupo de Administración Empresarial (GAESA) es un conglomerado militar cubano que controla una amplia parte de economía cubana, incluido el Grupo de Turismo Gaviota.

Una de las piedras angulares de la nueva política de Trump hacia La Habana es canalizar el dinero y las actividades comerciales norteamericanas para alejarlos de GAESA, y en su lugar alentar a los estadounidenses y sus empresas a desarrollar vínculos económicos con pequeños empresarios cubanos. “Pero ampliar la prohibición de quiénes pueden recibir remesas tiene el potencial de afectar a muchas familias cubanas, las mismas que Trump ha dicho que quiere apoyar con su nueva política”.

Muchos cubanos dependen del dinero que reciben de familiares y amigos en otros países porque los salarios que reciben son muy bajos (unos 27 dólares  promedio al mesa). Se calcula que a la Isla se envían anualmente 3.000 millones de dólares en remesas.

Hasta que no se redacten las nuevas normas establecidas por el presidente estadounidense, no se podrá definir quiénes son los empleados del Ministerio de las FAR. En Cuba todos los varones deben pasar por el servicio militar obligatorio, lo que podría significar esto que un soldado en servicio activo es un empleado del Ministerio de las Fuerzas Armadas y no podría recibir remesas.

Por el momento hay que esperar a una definición más precisa de lo que eso significa la normativa en letra menuda y por ende tratar de dejar en claro esas definiciones puede convertirse potencialmente en un dolor de cabeza para las compañías de envío de remesas, ya que el el memorando es muy ambiguo y se presta a un endurecimiento a Cuba.

Fuente: Nuevo Herald y Otros