Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Sector Agropecuario de Nicaragua afectado severamente

Según productores hay panorama crítico para el sector agropecuario de Nicaragua, cuya representatividad en el PIB es del 13.4% más el aporte agregado a lo largo de la cadena productiva e industrial que eleva la participación total en el PIB  hasta un 16.3%.    “En estos momentos los resultados de la siembra de primera, que va de mayo a agosto, atraviesan por una situación crítica debido a la sequía que ha afectado las siembras de frijol y de maíz. “Las cosechas casi se perdieron en su totalidad, las esperanzas del campesino para producir su propia comida y subsistencia se han perdido”, dijo Salvador Castillo, agricultor y ganadero y miembro de la directiva de Faganic.

Según análisis del equipo de economistas (Eco-Visión), para el 2019 las perspectivas del sector agropecuario (agricultura y ganadería) eran bastante positivas potencialmente crecería el sector el 4.6%. Sin embargo, desde inicio de mayo a julio los problemas comenzaron a manifestarse y más la sequía de agosto estaría impactando al sector, proyectándose un crecimiento de -2.6% en la agricultura y el -4.2% en la ganadería (producción de leche, carne y otros). Al primer semestre de 2019 se observaban signos estables en la producción, no obstante, la falta de crédito, inseguridad en el campo, caída de precios del café, la baja demanda en consumo y los costos asociados a la cadena productiva y comercial de ambos sectores son, entre otros los factores que estarían determinando esta caída para el 2019.

Según FAGANIC “En estos momentos no se está produciendo ni siquiera la comida, estamos a la espera ahora de las cosechas de postreras que inicia en el mes de septiembre y da la cosecha en el mes de diciembre. Lo que estamos viviendo en el campo es desastroso y está trayendo mucho endeudamiento a todos los productores”, señaló.

Las bajas presiones atmosféricas que entraron y salieron del territorio nacional, durante la primera y segunda semana de mayo, generando importantes lluvias e inundaciones, la que animó a los campesinos y agricultores a sembrar, pero al final esas bajas presiones han tenido un efecto anómalo con relación al invierno en el primer sub-ciclo, no ha llovido lo suficiente. Los reportes de algunas zonas de los departamentos de León, Chinandega, Madriz, Estelí, Nueva Segovia, Matagalpa señalan que las pérdidas agrícolas han sido considerables, afectando sobre todo a los pequeños y medianos productores, dijo el meteorólogo Denis Meléndez.

Los principales daños en la producción de primera se han presentado en los departamentos de la zona norte y sur de Nicaragua. “Sin pasto no hay producción y no hay desarrollo, no hay preñez en las vacas porque no hay condiciones para que el ganado pueda desarrollarse”, agregó el dirigente ganadero.

Fuente: Análisis Eco-Visión

 

 

[sform id=’1498′]