Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Turquía enfrenta una profunda crisis financiera agravada por las relaciones con EE: UU con repercusiones internacionales

La República Turca está padeciendo una grave crisis financiera con repercusiones internacionales debido al contagio financiero que representa la caida de la economia de este pais.  Se caracteriza por la depreciación de la lira turca, la alta inflación, el aumento de los costos de endeudamiento y el consiguiente aumento en el incumplimiento de los préstamos. La crisis fue causada por el excesivo déficit en cuenta corriente y la deuda en moneda extranjera de la economía. Efectos que según economistas se debe  las ideas poco ortodoxas sobre la política económica de tasas de interés del presidente de Turquía Recep Tayyip Erdoğan.

Una característica de larga data de la economía turca es una baja tasa de ahorro. Desde que Recep Tayyip Erdoğan asumió el control del gobierno, Turquía ha estado registrando enormes y crecientes déficits de cuenta corriente, $ 33.1 billones en 2016 y $ 47.3 billones en 2017, ascendiendo a US $ 7.1 billones en el mes de enero de 2018 con el aumento de 12- el déficit de mes aumentó a $ 51.6 mil millones, uno de los déficits de cuenta corriente más grandes del mundo. La economía se ha basado en las entradas de capital para financiar el exceso del sector privado, y los bancos y las grandes firmas de Turquía obtuvieron grandes préstamos, a menudo en monedas extranjeras. Bajo estas condiciones, Turquía debe encontrar aproximadamente $ 200 mil millones al año para financiar su gran déficit en cuenta corriente y su deuda en vencimiento, mientras corre siempre el riesgo de que las entradas se agoten; el estado tiene reservas brutas en moneda extranjera de solo $ 85 mil millones.

Por otra parte las relaciones diplomáticas de turquia con EE.UU profundizan aún más la crisis. Según Donal Trump  “Nuestra relación con Turquía no está bien en este momento”, tuiteó el impulsivo presidente norteamericano. Los factores que condicionan la relación bilateral exceden a cuestiones económicas. Estados Unidos y Turquía tienen posiciones encontradas sobre temas internos como es la detención de un pastor evangelista estadounidense en terreno turco, la posición en el conflicto sirio, la OTAN y la relación con Rusia, entre otros temas que podrían acelerar una guerra comercial de consecuencias inciertas.

Los problemas económicos en Turquía se apoderaron de los mercados financieros mundiales, con los inversores luchando para determinar si y cuánto se extendería el dolor allí. Las primeras señales de que los mercados se desvanecerían durante la jornada bursátil estadounidense del 12 de Agosto presetne ya que las acciones fluctuaron entre las ganancias y las pérdidas, aunque las caídas en los activos de los países desarrollados siguieron siendo profundas. “El hecho de que la manifestación del primer día se desvaneció ha asustado a los inversores de que el riesgo de Turquía todavía está aumentando hacia un evento más grande”, dijo Jim Paulsen, estratega de inversiones en jefe de Leuthold Weeden Capital Management. “El riesgo de contagio es el principal impulsor hoy”. Los inversionistas comenzaron la semana después de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, mantuviera su desafío hacia la ortodoxia estadounidense y del mercado financiero en discursos el domingo, aumentando la preocupación para el país y otros mercados.

Fuente: Bloomberg y otros.