Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

ASPECTOS BÁSICO SOBRE EL SALARIO MÍNIMO Y LA FORMA DE APLICARLOS….

Por Salario Mínimo puede entenderse  “a la suma mínima que deberá pagarse al trabajador por el trabajo o servicios prestados, dentro de un lapso determinado, bajo cualquier forma que sea calculado, por hora o por rendimiento, que no puede ser disminuida, ni por acuerdo individual ni colectivo, que está garantizada por la ley y puede fijarse para cubrir las necesidades mínimas del trabajador y de su familia, teniendo en consideración las condiciones económicas y sociales de los países”: Informe III (Parte 4 B), Conferencia Internacional del Trabajo, 79.ª reunión, Ginebra, 1992

Desde sus comienzos, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) se ha planteado como objetivo el garantizar “un salario vital adecuado” para los trabajadores. Así, en distintas convenciones y recomendaciones ha intentado formalizar y establecer límites mínimos y obligatorios al nivel de salarios.

La OIT concibe el sueldo mínimo como “uno de los elementos más importantes que contribuyen al mejoramiento de las condiciones de vida y de trabajo de los trabajadores”. Además, menciona que debe ser una política que ayude a eliminar la pobreza y asegurar la satisfacción de necesidades de todos los trabajadores y de sus familias.

En el último Convenio aprobado por la OIT en esta materia (el N°131, sobre la fijación de salarios mínimos) se establecen ciertos elementos que son necesarios aportar al debate que actualmente se está llevando en Nicaragua, y que, en muchos aspectos, ni los dirigentes sindicales, los empresarios y el gobierno lo asimilan adecuadamente.

La OIT no se cuestiona la existencia del sueldo mínimo. Hay opiniones de algunos sectores que argumentan que la existencia del sueldo mínimo genera más problemas que beneficios. En cambio, la OIT establece lo contrario, incluso ha emitido recomendaciones protegiéndolo y obligando a los Estados a establecer un sistema de sueldo mínimo por Ley para todos los trabajadores a los que sea apropiada su aplicación.

Las Convenciones de la OIT que son Tripartitas (Estado, Empleadores y Trabajadores) en su resultados finales han valorado y rescatado la importante función que tiene el sueldo mínimo: Además de todo lo mencionado más arriba, la OIT expresamente declara que con éste se busca proteger a los trabajadores contra remuneraciones indebidamente bajas e injustas, por lo que “el objetivo fundamental de la fijación de salarios mínimos debería ser proporcionar a los asalariados la necesaria protección social respecto de los niveles mínimos permisibles de salarios”.

Además, en las referidas convenciones se obliga a establecer sistemas de salarios mínimos de aplicación general: Según la OIT los Estados además deben contemplar mecanismos apropiados y efectivos para ajustarlos periódicamente.

En el mecanismo que escoja el Estado, la OIT los obliga a “consultar exhaustivamente” a las organizaciones interesadas o representativas de empleadores y trabajadores, tanto para el establecimiento del mecanismo que fije y ajuste periódicamente el sueldo mínimo, como a su aplicación y posteriores modificaciones. Incluso contempla que pueden participar directamente en la aplicación de los mecanismos para la fijación de salarios mínimos. Si bien la norma internacional no obliga a los Estados a negociar o a decidir en conjunto con estas organizaciones, si los obliga al menos a ser exhaustivos en las consultas, esto es, siguiendo el criterio de agotar por completo esta instancia.

Según la OIT dos son los criterios que se deben tener en cuenta para determinar el nivel de los salarios mínimos de un país: 1) “las necesidades de los trabajadores y de sus familias habida cuenta del nivel general de salarios en el país, del costo de vida, de las prestaciones de seguridad social y del nivel de vida relativo de otros grupos sociales” (artículo 3 letra a); 2)  o bien “los factores económicos, incluidos los requerimientos del desarrollo económico, los niveles de productividad y la conveniencia de alcanzar y mantener un alto nivel de empleo” (artículo 3 letra b).

En Nicaragua la Ley Actual de Salario Mínimo, es una mescolanza de criterios “técnicamente confusos y contradictorios” para definir lo incrementos salariales periódicamente. Se recurre, según la Ley a una serie de argumentos generales y muy pobremente explícitos para realizar este tipo de medición y calculo objetivo. Tanto el Estado como los Empleadores quedan liberados de responsabilidades más que conceder la obligatoriedad del aumento o los incrementos negociados, no ha así de vincular el desarrollo social y económico en los propósitos empresariales y de gestión del Estado al crecimiento y reducción de la desigualdad.

Así, se debe considerar que en Nicaragua un país que requiere de Inversión Extranjera permanente se debe avanzar a un sistema de fijación del sueldo mínimo que esté acorde a lo que prescribe la OIT y no entra ponerse en cuestionar su existencia, sino más bien valorar, rescatar y utilizar su importante rol social. Además, urge avanzar a una mayor participación de los empleadores, trabajadores y de sus organizaciones, dejando de lado las meras consultas y la definición exclusiva del gobierno de turno, para lograr tener un sistema más acercado a lo tripartito. Si bien no se plantea una plena negociación, pero se debe asegurar un régimen donde realmente estén presentes el gobierno, los empresarios y los trabajadores, y donde todos los planteamientos sean tomados en cuenta en un plano de igualdad y concurran, en conjunto, a la fijación del sueldo mínimo nacional.===== Ver datos de diferente países con Salario Mínimo en el siguiente :enlace: https://economistvision.com/  World/Economic/Minimun Salary  on en su defecto: http://www.datosmacro.com/smi