Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Desaceleración de las economías de Centroamérica y su efecto en las empresas

A través del análisis de la tendencia del Índice Mensual de la Actividad Económica (IMAE) de los países de la región, refleja un proceso recesivo a la mitad del año 2019. Así mismo, el director de de estrategia Sr.  Juan Bernárdez de la Agencia White Rabbit que esta unida a la red global Saatchi & Saatchi empresa que en este contexto, las empresas de la región deben enfrentar distintos desafíos para seguir triunfando en un clima de contracción económica, explicó a Nacion.com que “… toda desaceleración debería llevar a una revisión inmediata de los modelos de negocio de las compañías. ‘Eso es algo muy positivo, porque en una economía que es abundante en consumo y demás, muchas veces las compañías tienen modelos de negocio no muy optimizados o no muy eficientes, pero el dinero tiende a ocultar algunas falencias. Cuando este circulante desaparece, se exponen muchas problemáticas, hace que la gente revise mucho más los números, cómo está planteado el negocio, qué canales rinde más, qué canales no rinden. Obliga a pensar más detalladamente el negocio y a tomar decisiones’.”

Así, en Centroamérica, durante la primera mitad del año, por lo menos cuatro de las seis economías reportaron bajas en la actividad productiva. El caso más dramático es el de Nicaragua, que al mes de febrero registro una caída interanual de 7% en el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE), situación que se reporta desde que estalló la crisis política en abril de 2018.

Costa Rica es otra de las economías cuyo nivel de actividad económica viene mostrando una tendencia la baja, registrando en Abril un alza interanual de apenas 1,6% en el IMAE en abril, por debajo del 1,8% registrado en el mes de marzo. Por su parte, en Panamá, la actividad económica reportó una variación interanual de 2,9% en marzo, luego de haber cerrado febrero con una tasa interanual de 3,7%. En abril la situación no mejoró, y volvió a registrarse una tasa de 2,9%.

La economía salvadoreña no escapa a la realidad de la región. En el primer trimestre del año se reportó una caída en el indicador de ventas, y la actividad económica perdió dinamismo a febrero, debido en gran parte al entorno internacional adverso y a la incertidumbre que prevaleció a nivel local en los primeros meses del año.

Las recomendaciones que señala Agencia White Rabbit  es evitar errores en medio de una economía incierta e  identificar con rapidez los problemas para actuar lo antes posible, no aplicar descuentos y promociones, pues estas medidas pueden ser insostenibles en desaceleraciones extendidas, tampoco tomar decisiones reactivas a las acciones de la competencia, entre otras.

En el caso de Nicaragua es difícil y complicado hacer recomendaciones precisas, ya que los negocios en general están hacia la baja, la prolongación de la crisis político institucional, esto ha sido la principal causa, según opiniones de economistas y políticos, por la permanencia dictatorial de Daniel Ortega en el gobierno, lo que está provocando una caída más rápida del IMAE, así mismo, este proceso de caída se ha acelerado con medidas económicas desesperadas y erráticas del gobierno como aumentar los ingresos fiscales y las contribuciones del INSS en un ciclo económico recesivo. El sector empresarial esta angustiado y a la vez las afectaciones se extienden en todo el tejido económico del país.

Fuente: Análisis Eco-Visión: Varios medios periodísticos de la región.

[sform id=’1498′]