Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

En Argentina: Detener la inflación parece ser el tema económico más exigente de la política económica del actual gobierno

El escenario de 2019 parece plantear cierta estabilidad del tipo de cambio, tanto por la oferta derivada del acuerdo con el FMI como por la necesidad de liquidación de buena parte de la cosecha gruesa récord, para pagar la siembra y generar liquidez en un sector que no la tuvo el año pasado. A contramano, la inflación promete ser más difícil de controlar. Entre 2010 y 2017 la inflación minorista promedió 24% anual, pero en el bienio 2018-2019 parece encaminarse a un nivel de entre el 47,6% de 2018 y un valor por ahora algo inferior o similar a este en 2019. Es decir que la economía abriría 2020 acomodada a una inflación del orden del 50% anual. Esto ya es alta inflación, imposible de ser controlada con la política monetaria muy contractiva impulsada por el FMI, tal su receta histórica. Este diagnóstico desconoce desde siempre la existencia de la inflación estructural, donde la presión de costos y la inercia inflacionaria se potencian, aun en estancamiento o recesión, generando estanflación y, en general, alta inflación. Las medidas anunciadas por el Ejecutivo buscan poner precios máximos a 64 productos de la canasta básica, detener las subas de algunas tarifas y otorgar créditos a sectores de pocos recursos, entre otras, con el objetivo de recomponer el consumo y paliar, en parte, el efecto de la inflación de alimentos sobre la pobreza, hecho esto último que seguramente se logre.

Leer articulo completo del Economista Ernesto A. O’Connor https://www.perfil.com/noticias/columnistas/medidas-ante-la-inflacion.phtml