Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

En Chile el proceso de reformas a las pensiones avanza

En un intento por construir un acuerdo en la legislatura sobre la reforma para administrar los ahorros de pensiones individuales, el gobierno está ofreciendo una importante concesión a los críticos de sus propuestas. El cambio implica ofrecer la administración de contribuciones de pensión adicionales a los nuevos participantes, excluyendo al administrador de fondos de pensiones (AFP) existente.

Análisis Las preocupaciones acerca de que los escasos beneficios de las pensiones obligarán a las personas a la pobreza después de la jubilación han llevado a los trabajadores chilenos a exigir la nacionalización del sistema. El gobierno quiere introducir una nueva contribución del empleador, equivalente al 4% del salario y reforzar un componente de solidaridad de las transferencias a los jubilados más pobres al elevar la tasa de pensión básica. También se contemplan mayores pagos para las mujeres y quienes retrasan voluntariamente su jubilación. Sin embargo, la falta de mayoría legislativa del gobierno se está convirtiendo en un obstáculo, ya que los legisladores responden a la insatisfacción pública con el desempeño de las AFP existentes, y presionan para que se tomen medidas para mejorar los resultados de las pensiones.

Dadas las críticas generalizadas al oligopolio chileno de seis AFP, el gobierno a mediados de julio admitió que la administración de los fondos de pensiones se abriría a nuevos participantes para aumentar la competencia. Según la propuesta, las AFP existentes no podrán administrar las contribuciones de los nuevos empleadores. En su lugar, se creará un consejo para licitar competitivamente la administración de los fondos. El consejo también administrará un seguro de discapacidad severa para contribuyentes discapacitados, financiado por un impuesto de pensión de 0.2%. La reforma ahora recibe apoyo de dos de los principales partidos de oposición, el Partido Socialista de Chile y el Partido Demócrata Cristiano, que entre ellos controlan 34 de los 155 diputados en la cámara baja. Sin embargo, la negativa del gobierno a considerar propuestas más radicales de mayor participación estatal en la provisión de pensiones, y su negativa a destruir el sistema de cuentas de ahorro individuales administradas por las AFP, continuará fomentando la oposición a una reforma menor. Las revisiones a la ley de pensiones generaron apoyo entre los legisladores, pero es probable que se necesiten más cambios para suscribir los resultados de las pensiones antes de que se asegure su aprobación. Por lo tanto, mantenemos nuestro pronóstico de que las reformas se realizarán con el tiempo, pero su momento sigue siendo incierto.

Fuente: Analisis de Ecovision.

[sform id=’1498′]