Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Argentina: Los primeros anticipos de las negociaciones con el FMI

El ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, brindó su informe sobre la renegociación de la deuda pública externa ante el pleno de la Cámara de Diputados de la Nación. Ayer el ministro Guzmán arrancó su ponencia ratificando que el Gobierno tiene la “firme voluntad de pagar la deuda, pero no hay capacidad de hacerlo”. “Para poder pagar, Argentina tiene que crecer y para poder crecer se tiene que quitar de encima el peso de la deuda que asfixia. Nuestra preferencia es hacerlo de forma ordenada, pero la prioridad es alcanzar una solución sostenible”, dijo Guzmán.

En el día en que la misión del Fondo Monetario llegó al país, el ministro sostuvo que “el FMI es responsable por la crisis de deuda y económica que la Argentina vive hoy”, y agregó que “es importante entender que el Fondo es responsable. Es importante no olvidarnos de nada porque es importante tener memoria hacia el futuro”.  

El Ministro que durante esta semana trabajará con la misión del Fondo, que “no es sostenible que haya reducción del déficit fiscal en 2020”, y añadió que “Un escenario alcanzable implica alcanzar el equilibrio fiscal en el año 2023. Y converger unos años después a un superávit fiscal primario entre 0,6 y 0,8% del Producto (PIB)”.

Guzmán dijo a su vez que la renegociación de la deuda “es un proceso en el que hay que definir de qué lado estamos” y agregó que “nosotros lo tenemos definido: estamos del lado de la gente”. “Hay tenedores de deuda locales que están jugando de forma cooperativa. Pero hay gente que está jugando a otro juego”, destacó el funcionario.

Si bien Guzmán evitó dar definiciones precisas sobre el estado de las negociaciones, sostuvo que el Gobierno no va a “permitir que fondos de inversión extranjeros marquen la pauta de la política macroeconómica”, lo que valió el aplauso cerrado de la bancada del oficialismo. “Nosotros decidimos el sendero fiscal y financiero del país”, sostuvo Guzmán ratificando la vocación del Gobierno mantener márgenes de autonomía a la hora de delinear la política económica.

En tanto los bloques de la oposición que sí hablaron, volvieron a machacar sobre la necesidad de tener un plan económico y una hoja de ruta determinada, que dé certidumbre respecto del escenario en cierne. También hubo un reclamo en diversos interbloques para que se ponga nuevamente en funcionamiento la Comisión Bicameral de seguimiento de la Deuda externa, que posibilitaría al Congreso un mejor monitoreo.

AEV/El Economista.ar


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*